sábado, marzo 31, 2007

Lluvia ( malisima varación sobre niebla)

Vuelves en taxi, llueve mucho y estás cansada. Se empañan los cristales y vas limpiandolos para ver la calle. Los charcos que salpican cuando el taxista los atraviesa, la emisora que suena con una voz profunda y que va atendiendo llamadas telefónicas. El camino a casa bajo la lluvia. La ciudad que brilla mas por que los suelos estan mojados y rebotan la luz. El taxista te ha preguntado si te parece mejor subir por la calle que ahora vais, tu has contestado que si. En el fondo te da igual, casi le pagarias por que te tuviera toda la noche dando vueltas y no llegar a casa. Sigues atravesando la ciudad y piensas que cuanta gente, cuantas casas, cuantas movidas hay en la misma ciudad. El taxista gira y te pregunta que si es por ahí, tu ibas en otra cosa y vuelves y conestas que si, que por ahí mismo, pagas, abres la puerta y coordinas tus movimientos para poder bajar y abrir el paraguas casi a la vez. Pisas la acera, miras hacía tu ventana. Llegas al portal, subes en ascensor, te ves reflejada en el espejo jugueteas con tu imagen, un gesto, te miras de lado y llegas arriba. Abres la puerta de casa, enciendes la luz pones la televisión por una extraña sensación de seguridad que te da cuando suena. Has empezado a escribir en un papel algo. Callas y dices:

:-¿No vas ponerle un final a esta historia?- me preguntas a mi que sigo tecleando mientras busco un final. Mientras sigo tratando de darle algo de forma a esta historia.

.- No se que hacer para terminar este post- Te contesto- Me gustaba tu imagen en el taxi, la lluvia, me gustaba esta cosa de ir pensando en el taxi, la ciudad mojada y tu algo meditabunda en la ventana empañada del taxi, pero no se como concluirte.

.- No se- me dices- La historia del taxi era algo sosa pero no me molestaba ir ahí, mirando la ciudad. Me ha gustado que dijeras que de repente pienso en cuanta gente y cuantas historias hay en la ciudad, pero desde que me he bajado del taxi todo ha sido prescindible. Incluso lo de encender la TV.

.- ¿Y que hago contigo?. No todo tiene que terminar. ¿ Y si simplemente te duermes y sueñas?

.- No. Ni tengo sueño y sería un final casi mas flojo aun que todo lo que has contado

.- No importa. Voy a escribir que duermes y sueñas

Duermes y sueñas...

- No, no. No tengo nada de sueño. Dime al menos que sueño- Dices con los ojos ya casi cerrados.

Duermes y sueñas. Lo que sueñas, eso, eso ya es otra historia

jueves, marzo 29, 2007

La ventana medianamente discreta

Había llegado hasta ahí por un letrero colgado en los tablones del trabajo. Ahí siempre había notificaciones del sindicato, ventas de cualquier tipo de bienes, desde ordenadores hasta casas en la playa, notas graciosas firmadas por anonimos y ofertas de habitaciones para compartir piso. Por mil motivos había que dejar la casa en la que compartía con otra gente y aquella nota me gustó por lo que ofrecía, por la zona y por el precio. El caso es que aquel letrero convirtió esta habitación en mi habitación, que casualmente tiene esta ventana que da a este patio amplisimo desde donde se ven ventanas de cuatro edificios, el mio, otros dos a los lados y el tuyo, allí enfrente, a una distancia que mil veces me he empeñado en sdescifrar. ¿Cincuenta, sesenta metros desde este cristal hasta tus cortinas?. No se, pero este patio a veces me parece exagerademente ancho.

Creo que te descubrí la segunda o tercera semana. Llegaba tarde a casa de estar con unos amigos y abrí la cortinas y las ventanas para fumarme un pitillo antes de dormir. Tu llegabas también, lo sé por que miré por que de repente se encendieron algunas luces de tu casa, allí, a esta distancia que soy incapaz de calcular. Te vi moviendote desde la cocina donde bebiste agua y masticabas algo hasta la habitación. Ibas rapido, de un lado a otro, te cambiaste, lo se por que te vi vestida y luego con camisón, confieso que me perdí ese proceso donde las ropas cambiaron, y me lo perdí no por no mirar, sino por que aun si saber que yo podía estar mirando, tomaste precauciones para no ser vista.

Digamos que ahí empezó todo. Nunca fue abusivo mi espionaje , simplemente curioso. Siempre que andaba por casa lanzaba una miradilla y me fui aprendiendo cosas de tu vida. Algunos horarios, las épocas que te ibas de viaje, los ciclos de lavar y colgar la ropa. Algunos amigos, algun rollo de una noche. Fui viendo tu vida desde esta distancia incalculable, jugandoa ponerte nombre. Al principio eras 5ª piso, tercera ventana por la derecha, que reduje, cariñosamente a 5º piso. Luego te fui inventado nombres, iba cambiando. Nombres que oía por la calle y me decía:" y si 5º piso es Laura o Mercedes, Beatriz o María". fuiste todos esos nombres y algunos mas. Luego puse nombre a algunos amigos y amigas que repetían, La rubita, el pelirrojo, el larguirucho, la pareja. Gente que suponía que era de toda la vida. Inventé nombre y vida, también a aquel con el que estuviste un tiempo, un tipo alto que siempre llevaba cazadora de cuero negra y que sin entender muy bien, dejó de aparecer, hay cosas que la distancia del patio no explica. Iba casi todos los dias y no volvió.

Me gustaba sobre todo verte al desayunar, tantas veces me tomé el café viendote a ti tomar el tuyo, que de alguna manera era como desayunar juntos. Veía el reflejo de las nubes que pasaban en el cristal de tu ventana y pensaba: " mira, parece como si las nubes salieran de su cabeza". Era un efecto increible. El cielo azul, las nubes blancas pasando rápido, todo ese reflejo en la ventana y tu tomando café debajo de eso y yo, una distancia incalculable, viendote. Todo un acontecimiento

Una vez te vi en la esquina de tu calle, yo venía del metro( El transporte) y tu ibas por delante, un montón de metros( De distancia) delante, dirección a tu portal. Salí disparado para verte de cerca, concretar un poco mas tus rasgos, siempre diluidos en la distancia. Corrí, pero no llegué a tiempo. Te vi abrir el portal y la puerta se cerró cuando a mi aun me faltaban unos metros, otra distancia incalculable.

Así fue. Así fui conociendote desde aquí, desde esta distancia incalculable. Hoy te veo hacer las ultimas cajas, la casa tan vacia, unos tipos que se llevan los últimos muebles. Me he fijado que os habeis besado en el salón sin cortinas, sin nada os habeis abrazado y el creo que te acariciado la cara. Has mirado por la ventana al patio, en ningún momento has dirigido la vista a esta posción. Has dirigido un gesto de despedida a alguien que veias en otra ventana y has sonerido. Habeis cerrado las ventanas, habeís recorrido la casa buscando no dejaros nada y he visto como se ha cerrado la puerta. Que vaya bonito

miércoles, marzo 28, 2007

Estas palabras

Tenía pensado escribirte algo tremendamente románcito y sincero. Incluso comencé a teclearlo, pero bueno pensé que mejor que no. Cuando me pongo cursi no me gana nadie y prefiero que esto no se lea en el mundo exterior. Pensé en un montón de frases, en un montón de historias que contar para ilustrar ese sentimiento, pensé en escribirtelas aquí, pero me he resisitido y en un momento, que ahora juzgo apropiado, borré y comencé con esto otro, que no tiene mucho sentido pero es un texto en el que pretendo decir lo mismo sin necesidad de soltar esas frases. Es decir de algún modo estoy tratando de meter por aquí debajo, entre estas letras, aquellas otras que borré. De algún modo, o lo que pretendo, estas frases deberian ser aquellas otras. Se me ocurre que el post lo puedes leer cuando llegues tarde a casa y cansada y que trates de imaginar lo que realmente se va diciendo.( Aquí, justo aquí, no dice esto, te aviso).

He intentado frases pero tratando de no rozar determinadas palabras o alejarme de algunas cosillas que se suelen repetir. He tratado de ser orginal y es jodido por que de original nada, todo lo que te iba escribiendo era cercano a los poemillas de quinceañero enamorado, que tienen mucho valor emocional, pero ni tienen originalidad y poquisima calidad. Y pensé: "Joder, M se merece algo mas elaborado". y no se si elaborado, no siempre lo elaborado es mas elevado, pero si darle una vueltecilla. Hacer algo mas emocionate. Y nada. Llevaba un rato en este plan:"imaginate si....", " ahora imaginate que si esta otra cosa..." y además pensé que esto ademas lo leen otros y paso de provocarles risas burlonas, que los hay bien burlones por ahí.

Así que nada, finalmente me dije que tu sabrías leer las palabras que se esconden detrás de estas otras, ¿las ves, no?.

Un besazo
Leprince

Que nadie se mueva

Pensé de repente:" y si todos nos detuvieramos". Iba subiendo en esos ascensores que han puetso en el metro, en la estación cuatro caminos. hay estaciones del metro realmente profundas, si mal no recuerdo cuatro caminos tiene seis tramos de escaleras mecánicas. Utilicé el ascensor por experimentar, nunca lo hago. Tampoco uso mucho esa estación. había cola esperando el ascensor abajo. Me fijé en la gente. Llegó el asecensor y fuimos entrando con lentitud, eramos una masa poderosa. Fue ahí, justo ahí que pensé;" y sin un dia decidimos no seguir durante un rato". Deternos, una protesta inmóvil. Negarnos a la hora, a la presión de los minutos. Si un dia nos quedaramos todos, a la vez, estáticos, en ese punto donde te pille ese instante. Aquí.

Los andenes llenos de gente quieta, las calles quietas, los coches parados. Los semaforos cambiando de color y nadie pasando. El conductor del metro fuera del tren. Todos quietos. Todo el mundo mirando a un punto fijo o mirando a los otros que también están quietos. Nada avanza. La lucha contra el reloj, contra la prisa. Todo inmóvil. Unos minutos así. La noticia sin ocurrir, los atascos detenidos, las ciudades dormidas a media tarde, en esa hora punta de los metros y las calles llenas. seis y treinta y seis, y nada ocurre. Las aceras con la gente situada en un sitio preciso, los conductores fuera de su coche. Todo quieto, salvo el imperceptible movimiento del sol, que a lo lejos se va perdiendo. Mi madre, tu abuela, un jefe, el compañero, el médico, la farmaceutica, el abogado y el economista, el futbolista y el locutor, el presentador, el contable, el arquitecto y el vagabundo, la prostituta, el traficante, el camarero, el butanero y el ocioso, el estudiante y el que esta en paro, el astillero. Todos quietos.

martes, marzo 27, 2007

Memorandum

Ahora recuerda aquella época de tu vida que permanece difusa. Cierra los ojos, respira profundo y comienza el viaje. Van apareciendo las primeras imágenes que no sabías que conservabas, fotogramas sueltos, imágenes inconexas. Ahora te ves a ti ahí, recuerdas un pasillo o determinado paisaje, recuerdas persosnas y la manera en como percibias aquella realidad. Es todo tan lejano que dudas que sea tu propia vida, ¿Estabas ahi?, te preguntas. Pero si, sabes que si, aun y pesar de la lejanía de aquello que ahora viene, sabes que si, que eras tu.

Continúas la andadura. Sigues recorriendo zonas difusas. Mas imágenes, sensaciones que estarían deambulando alocadas por tu subconciente. Se encadenan acciones, situaciones. Una tormenta de momentos sueltos. Entre todo eso hay algo que te llama la atención, tu en medio de un momento único e irrepetible. Eres tu, estás ahí. Hay alguien mas o estas solo, pero reconoces ese momento. Lo vas reconstruyendo con precisión. Eres tu, muchisimos años atrás, en un insatnte que recordabas pero que habías olvidado que estaba ahí. Viene ahora aquella sensación, trasladada hasta aquí, la recreas, estas con los ojos cerrados y casi la tienes delante, la memorizas con tanta fuerza que casi vuelve a suceder, Descubres, entonces, que eso es parte de tu vida, que lo que no se recuerda, que lo que hemos olvidado para siempre es nuestra vida también. Que lo que permanece estático, escurridizo en la memoria y sucedió hace años, también, inevitablemente , es tu vida. Que tu vida es eso y esto. Lo que se recuerda y lo que se olvido, cada uno de aquellos miles de segundos que hemos borrado, también fueron, también se sumaron al recorrido único de tu propia existencia. Que somos, también, lo que no recordamos que fuimos.

domingo, marzo 25, 2007

Ciudadanos anonimos

Creo que tu tambien lo pensabas, pero eso es otra cosa. El caso es que estabas hablando, no se si con tu novio, pegada a la barra. Y yo desviaba la mirada tratando de no ser muy descarado, siempre trato de no ser descarado. Coincidimos un par de veces, pero fugaces, girabas en seguida los ojos y seguias hablando. Sonaba una canción de los Smith y te volví a mirar. Te traté de imaginar una vida, descubrir realmente si el tipo con el que hablabas era tu novio o no. Se unió mas gente de un grupo relativamente amplio. Volvimos a mirarnos a la vez. Ahora eráis cuatro y tu mas bien les oias, había uno de ellos que hablaba mas que los demás. Sospeché que eran mas bien amigos de el, de tu novio y que tu estabas ahí por eso, por ser la novia. Esa posición que nos plantea tantas veces la vida, el novio o la novia de tal. Sospechar que a alguno de los del grupo de toda la vida no caes del todo bien o piensa que eres tal o cual cosa. Nos volvimos a mirar y pensé:" ¿esto sucede?". Esa duda de si nos miramos o solo yo miro y tu simplemente contestas a la mirada por que alguien mira y lo notas. Siempre esa duda. ¿Mirabas?. Nunca lo sabré, pero si pensé en que me gustaba verte oir a ese que tanto hablaba y que hacia gestos, y verte girar la vista hacia donde estaba yo, que vete tu a saber sino era el punto exacto donde una bombilla daba un toque de luz que a tu vista le llamaba la atención. Sabes?, esa cosa de la vista que sin uno pensarlo mira no se que reflejo o no se que forma que ni siquiera somos consciente s de estar mirando y yo creyendo, fijate, que a lo mejor me mirabas. Aunque siempre dudo. Nunca afirmo que" ella me mira", no, jamás. Siempre sospecho de ese juego extraño de la mirada, que parece mirar y no mira. Yo, por si te queda la duda, si miraba. Me gustaba verte hablar y luego escuchar a ese que no paraba de charlar, pensé: "Hay gente que sospecha que tiene una conversación muy agradable y que todo lo que ellos cuentan es realmente interesante. Suele coincidir con esa gente que se la pela tu vida o lo que pienses, que además lo sueeln dar por entendido de antemano. ambas cosas, tu vida y lo que piensas". Sin embargo tu oias con atención y sospecho que refutabas al tipo lsito que tanto hablaba. Frases cortas pero emitidas con bastante seguridad. Todo eso es una sospecha, te veía de lejos y salvo la música, que siempre me fue gustando, no se escuchaba nada mas. Eso sucedió, salí del sitio, hacía frio en la calle, me costó volver a casa. Los sabádos por la noche es siempre dificil volver a casa. No volví a pensar en ti. Son fugaces estas cosas. Hoy al sentarme aquí a escribir un post, pensé:" y si le escribo esto a ella". Dudo que lo leas, tambien dudo de si realmente tu también mirabas. Pero de eso siempre dudo.

Hasta siempre

La hora

Por esa calle vacia siempre pienso en música. Camino a solas y de noche y tarareo. Miro la hora sorprendido por lo vacia que esta la ciudad, extrañamente vacia para ser Madrid un sábado por la noche.

Dos y diez de la madrugada, recuerdo que es justo hace diez minutos que había que cambiar la hora, pero cuando la voy a cambar para adaptarla al nuevo horario, no sucede nada. No puedo cambiar la hora del telefono, me da un error el menú y el telefono repentinamente se apaga. Sigo sorprendido. la calle esta vacia, llevo un rato sin ver a nadie.Al fondo,en la puerta de un edificio veo a un hombre, me mira y me habla:

.- ¿A ti tambien te ha pasado?- me dice angustiado, con la respiración entre cortada.

.- Perdone- contesto asustado

.- ¿Tambien te has quedqado fuera?. ¿no llegaste a tiempo al cambiuo horario?

.- No se de que me habla

.- Si, usted y yo nos vemos por que nos hemos quedado, inevitablemente, en este lado de la hora, en este lado de los que no cambiaron la hora justo a tiempo. Por eso este vacio, por eso no hay nadie. Eternamente te habrás quedado aquí, en el lado de los que no cambiaron la hora a tiempo. Llevaba años sintiendome solo. No se preocupe, cada año se van sumando mas. Tambien se puede construir una vida en este lado. En el de la otra hora.

sábado, marzo 24, 2007

Todos drogados

Acabo de llegar a casa. Huelo a tabaco, ya no fumo y huelo a tabaco. Huelo a alcohol y tecleo con torpeza, no estoy borracho, pero si algo mareado.

Alguien me dijo en medio de drogas y mala música: "Hemos fracasado como especie, si algo espero del cambio climático es que suceda ya. No creo ya en el hombre". Es demoledora esa frase, pero esconde algo con lo que estoy de acuerdo. No creo en que la politica cambie esto, no creo en un porcentaje de la gente que he conocido. He visto crueldad e indiferencia ante las angustias del otro. A la gente le interesa la nada, y hacia la nada viajamos. Creo, mi esperanza esta, en los pequeños detalles. En esos pequeños gestos de cariño que hay al decir adios en la puerta de la fiesta, incluso en esos que se drogan y comparten ese viaje, aunque yo no crea en las drogas. Nunca creí en las drogas, son un guión mal escrito y de contenido previsible, mas en estos tiempos.

Antes de irme a la fiesta leía esa cosa que ponía en la pagina de el pais, www.elpais.com , que el P.P iba a boicotear a los medios del grupo Prisa. Me da igual el P.P y el grupo prisa, pero no guardo ninguna esperanza cuando periodismo y poliitca se manejan en esos terrenos. Si la lucha esta en ese campo, me da igual esta batalla. Esta perdida de antemano.

El otro dia hablaba con mi amiga E. psicologa. Trabaja en un centro de menores. Todos ellos delicuentes y altamente violentos Lo va a dejar por que dice que no quiere formar parte de esa tapadera:"esto esonde los tumores de la sociedad. Nos pagan para que esto no se ve. Para que esto no este a la luz de la sociedad. Nos pagan para tapar ese hueco. Esta no es la solución. Estos tampoco son los métodos"

Se me cae el alma a los pies. Mi especie se deshace a si misma. En verdad el hombre siempre se deshace y se rearma. Asi vivimos. Entre la tragedia y la alegria de ser nostros mismos. Amo a los hombres pero hace rato que me cuesta acercarme a ellos, estan siempre drogados y permanecen ausentes cuando les hablas. Este es el mundo feliz de los privilegiados. No soportan ya su propia realidad, su insoportable felicidad.

viernes, marzo 23, 2007

23 de marzo de 2012

Este post lo escribí hace 5 años. Sentado en aquella silla en el año 2007 fui tecleando aquellas palabras que ahora lo forman y que han permanecido iguales a lo largo del tiempo.

Este post nació allí, una mañana de Marzo. En aquel ordenador que ahora no existe, en aquella casa en la que viví. Bajo la dictadura de ruidos del vecinito de arriba que entonces tenía 3 años. Sonaba su triciclo que lo paseaba por su salón y que aquello reverberaba en mi casa, en aquella casa, como si estuviera pasando un ejercito entero sobre mi cabeza. Ahora aquí, antes allí. CInco años de distancia.

Miro allí, al 2007, al irrecuperable 2007. Aquella mañana de Sol y frio, miro desde aquí, cinco años despues y siento el paso del tiempo. Muchas de las cosas que ahora me rodean no existian. Nada de lo que ha sucedido desde entonces existia en aquel momento. Aquello del 2009 o esas fechas del 2011. No había sucedido octubre de 2007 ni tampoco la noche vieja de 2010. Solo habían sucedido las cosas hasta allí, y era incapaz de saber todo lo que luego ha ido sucediendo.

Era 23 de marzo de 2007. Tenía cinco años menos, era yo mismo pero no el mismo, era yo pero otro. Era cinco años diferente. y pensé que sería extraño realmente leer este post allí, en marzo de 2012. Cinco años después.

jueves, marzo 22, 2007

Café express

Aye vi una cosa sorprendente, preocupante. Alguien, en la cocina de su trabajo, ponía agua muy caliente a la cafetera electrica para que el café saliera muchisimo mas rapido. Por un lado pensé: "Esta bien. Vamos a bebernos el café tres minutos antes que si ponemos agua del tiempo", pero claro, por otro lado, esos tres minutos que nos ibamos a ahorrar se perdian de esa charlita que se monta, y que a mi me resulta muy agradable, alrededor de la cafetera, con la taza en la mano y comentando seguramente alguno de los titulares exagerados y casi cómicos de los periodicos gratuitos que siempre hay por encima de las mesas. Tres minutos, nos ibamos ahorrar tres minutos.

Así vamos arrancando tiempo al tiempo. Quitando tres minutos aquí , para luego terminar cinco minutos antes aquello para llegar dos minutos antes al otro sitio y coger el bus que nos llevará seis minutos antes allá . Así vamos comiendonos minutos, aquí, allí. Sumando y restando. Se empieza por hoy no me afeito que así me quito seis minutos, bajo por aquí, entro por allí y voy así, que me ahorro cinco minutos mas. Subo llego, pongo agua muy caliente que cae el café antes, me siento rapido, hago este trabajo así, lo mando de esta manera y me quito cinco mas. Lo preocupante no es ahorrarse minutos, lo preocupante es, que esos minutos que ahorramos no estoy seguro de que se nos guarden en la cuenta, no estoy seguro de que se sumen a nuestro patrimonio. Lo dudo, lo dudo mucho. La sensación, es que con tanto ahorro de tiempo lo estamos perdiendo de manera absurda.

miércoles, marzo 21, 2007

En contra

.- ¡¡Hijo de puta!!, ¡¡cabron!!. ¡¡¡Fuera de aquí!!

Gritaba con violencia, con la cara desencaja, encendida de un rojo colerico. Así gritaba una y otra vez. Con la cara de ese hombre entre ceja y ceja. Su grito se sumaba a los otros gritos, todos a uno, todos en contra de aquel gesto, de aquel rostro que tantas iras despertaba. Unos a otros se alimentaban, se miraban, intercambiaban frases y seguían.

martes, marzo 20, 2007

Sombras y puertos

Es sorprendete las sombras que hay ahora mismo, como el sol juguetea con los elementos que tiene por delante y proyecta esos dibujos sobre el suelo y una de las paredes de esta habitación. Formas absolutamente indescriptibles.

Ayer pensé en un puerto, en una historia alrededor de un puerto. Ese ambiente nocturo que gira en la zona cercana al puerto en las ciudades que lo tienen. Imaginé una hipotética zona de bares cerca del puerto, una ciudad mediana. Una pareja baja al puerto de noche, entran en uno de esos bares, no hay mucha gente, alguien juega un billar. Ellos se sientan, piden cerveza y hablan. No sucede mucho mas. El va al baño, un baño pequeño que tiene abierta una pequeña ventana, al otro lado de la ventana se ve todo ese aparateja metálico que hay en los puertos. Huele a oxido. Algo sucede ahí, no se muy bien que es. Algo que sucede a ese otro lado de la ventana. El sale rápido, la coge a ella y le dice que deben irse. Pagan y salen con prisa del bar. En la calle el le cuenta lo que ha sucedido. Ella propone ir a verlo de cerca. Giran, estan cerca de todo esto. Se oye una guitarra y la voz de un tipo cantar una melodia triste a ritmo de vals. No hay gaviotas. Van despacio. Una luz de barco hace un extraño giro. Se sigue oyendo la triste melodía. Ella entonces le dice a el que seguramente ha visto mal, que no ha debido de ser eso lo que el creia que veía y le coge la mano. El mira la forma de una máquina gigante de los astilleros, imagina que es un monstruo gigante y se lo dice a ella. Ella le da un beso en los labios y sigue caminando. Se va perdiendo la melodia. Seguramente sea un vigilante quien la interprete. El mira la mano de ella en su mano, la maquina que parece un monstruo de metal y el resplandor de la ciudad arriba. Comienzan a caminar hacía el centro.

No seguí pensando en la historia del puerto. Hoy mas bien he pensado en una historia de sombras. Algo así como que las sombras de esta habitación cobran vida y se van por la luz viviendo su propia historia. Al llegar la noche acaban su ciclo. Como todo

domingo, marzo 18, 2007

Entre Laguna y Principe Pio

Uno va mirando por la ventanilla, el tunel y el reflejo de si mismo y de los demás en el cristal de enfrente.

Dos va mirando al suelo, recordando la ultima frase que le dijo ella ayer. Sigue pensando que exagera y que no tiene razón

Tres va oyendo a Sufjan Stevens y oyendo con atención unos hermosos arreglos de cuerda de una canción de nombre imposible

Cuatro va pensando que llega tarde. Que aun quedan una estación y media y el trasbordo. No llega, solo espera que aun siga cuando llegue

Cinco mira a Siete. Le gusta la cara la piel, el pelo. Gira la cabeza y mira las zapatillas de tres, sucias y algo rotas.

Seis se va quedando dormida. Anoche durmió mal

Siete va leyendo. Levanta la vista y cruza instantaneamente la mirada con Cinco. Sigue leyendo

Ocho se pone de pie, se bajará en la siguiente estación.

En algún momento 1,2,3,4,5,6,7 y 8 se van bajando. Salen y se convierten en nombres, en voces, en historias. A veces se es otro bajo tierra

viernes, marzo 16, 2007

Dos historias inconexas

1.- Nos despedimos con mucho cariño, por que siempre hubo y hay mucho cariño. La ví arrancar el coche, girar y perderse hacía la izquierda de la plaza. Llegaría hasta su nuevo barrio, aparcaría, cruzaría el jardín y finalmente estaría en casa. Dice que a veces la soledad le pesa, y supongo que así, tan vacio todo pesa el doble. He tratado de colarme ahí, en su csas. Imaginarme esa vida que llevamos cada uno cuando se cierra la puerta. Ese momento en que nos quitamos las ropas y los zapatos y somos así, tal cual. ¿Qe hace cada quien a solas en su casa? incluso ¿que hago yo?. Se cierra la puerta. Se encienden las luces, se oye música o se ve la televisión. Se lanza uno como un poseso al sofá o se lee. La cocina, la limpieza. Pero en ese ultimo rato que se esta solo y que ya es tarde, que ya casi se va uno a dormir. Ahí decia ella que es donde mas le pesa la soledad. Ella no suele dormir bien lo cual acentua la sensación de vacio y silencio. Las luces apagadas, el ruido de algun coche que pasa en la calle. He imaginado entonces su cara en la almohada, los ojos cerrados, el silencio y el ruido, el olor a cama ocupada.

2.- Viejo, anoche soñé contigo. Un sueño bastante placentero y amable. Es curioso, periodicamente sueño contigo, y esos sueños, sin ninguna duda, son siempre reflejo de lo que sucede por dentro. Al principio siempre venias de manera mas trágica, mas dura. Escenas que me hacían despertarme en medio de la noche, casi asustado, no por ti, por supuesto, sino por el contenido del sueño. Esos sueños han ido cambiando. cada noche de las que apareces todo se vuelve bastante blanco, por usar un adjetivo extraño. Me relaja tu presencia, desaparecen ciertas dudas o angustias. De alguna manera en mis sueños eres una especie de gran sabio. El sueño de anoche ha sido realmente impactante. Mágico. He despertado con una sensación de que todo es liviano y agradable. Suecede con esos sueños que a veces creo en ellos como mas que un sueño. Cursiosamente siempre aperecen en esos dias de pruebas médicas, de ciertos miedos y siempre, siempre vienen a calmarlo todo. La relación es sencilla, médico, hospital, esos pasillos, esos olores. Cada vez que ese se presenta, apareces a manera de escudo pero en cualqueir caso, vuelve, vuelve siempre que puedas. Te echo de menos.

PD: A mi tambien me sorprende que hable de estas cosas aquí, en este espacio accesible a los otros, pero desde hace algún tiempo, he decidido que tambien eso me da igual.

jueves, marzo 15, 2007

Canciones que conmueven

El director mundial del banco estaba sentado en la inmensa mesa del infinito despacho. Hacía un par de dias que le habían enseñado el nuevo Spot para televisión que habia realizado una de las mejores agencias del mundo. Con los ojos fijos en la pantalla del monitor sentía una enorme satisfacción por el resultado conseguido. El nuevo slogan era "Un banco mas cerca de ti", con el que el banco pretendia limpiar esa imagen de banco de elite y acercarse un poco mas a otros estractos sociales. El spot consisitia en una serie de escenas de gente corriente caminando por la calle y que sin ser del todo conscientes siempre tenian una sucursal cerca, en cuadro. Tratado con una hermosa ternura, iba acompañado por una canción que el director jamás, nunca había oido, pero que le provocaba una enorme dulzura, una sensación que el no conocia. De alguna manera aquella canción le habia trasladado a una zona emocional absolutamente desconocida para él. Un continente de sensaciones dulces, agradables y que sin duda trasmi9tian esa sensacion de cercania que el banco quería dar..

El director había estado los dos dias cai encerrado poniendose una y otra vez aquel spot del que ya no le importaban mucho aquellas imagenes sino aquella música, aquella musica dulce y sencilla pero hermosa. EL director, un tipo duro, prototipico personaje de altas esferas, del acido mundo de los altos negocios, lloraba inevitablemente cada vez que oia esa melodia desconocida. Fue en una de esas escuchas que salió a la sala contigua donde sus tres secretarias trabajaban atendias, escribian constantemente cuando pidó por favor que se pusieran en contacto con el creativo del nuevo spot y que le piedieran por favor todos los datos de esa hermosa melodia. Fue en ese momento cuando soltó su discurso emotivo sobre lo lejanos que nos estabmos quedando los seres humanos de otros. En medio de la sala, dirigiendose con emoción habló para sus tres secretarias desconcertadas y pidió un fuerte abrazo colectivo. Una bestia emocional se habia despertado dentro de aquel ser humano hasta entonces implacable y recio.

Las secretarias chismorrearon, absolutamente alucinadas, sobre el extraño estado en el que se encontraba el Director ( o el hijo puta, como ellas habitualmente le llamaban). Pocas horas despues, una de ellas entró con un papel en el que se leía el nombre del grupo, el titulo de la canción y el nombre de los dos compositores.

Al dia siguiente hubo reunión de la junta directiva. En la mesa se sentaban los hombres fuertes del banco, los accionistas y nuestro edulcorado Director. Se comenzó a hablar de los puntos previamente acordados. Se sacaron estudios, balances, estados y demás, pero nuestro hombre hacía oidos sordos, simplemente tarareaba interiormente aquella melodía que le traía hipnotizado. Se levantó y soltó un discurso alejado de un hombre de negocios y mas acercado a un dicurso vital de un hippie desfasado. nadie entendia nada, pero el jefe es el jefe y hubo quien se sumo a aquellas intenciones de amor y paz, de cercania. Él director saco el CD lo puso en un reprodcutor que llevaba en el maletín y sonorizó la sala con la melodia. Los mas ambiciosos, con tal de quedar bien ante el hombre mas poderoso del banco se dejaron llevar. Hubo algunos que bailaron acompañando la extraña danza que proponia el director encima de la mesa, los hubo que durante toda la canción no sabian que hacer.

.- AHora, ahora quiero que cada uno se baje ahora mismo de internet la canción, extraña y loca que le ha cambiado la vida. Uno de los mayores accionistas, hasta ese momento cauto y extrañado, se soltó, repentinamente la melena.

La lista de canciones fue la siguiente:

Accionista 1: Beck, Where is at.
Adjunto de dierección; The Cure,Fascination Street
Accionista 2: ¿A quien le importa?, Alaska...
Vicepresidente: Arcade Fire, Rebellion(Lies)
Sub secretario de comunicación: Smashing punkins, Tonight, tonight
Director de relaciones exteriores: EL silencio
Director de recursos humanos: Metallica, One


A la altura del tercer tema, uno de los ejecutivos había propuesto fumar marihuana en busca de mas sensaciones. Pocas corbatas quedaban puestas en los cuellos, danzando casi todas ellas en alto, como banderas ondeandose, las camisas abiertas, los zapatos desperdigados por toda la sala. El accionista tres pinchó, entonces, Goldfrapp y su bailongo tema Ooh La La. Ahí se mntó el despiporre. Se abrazaban todos haciendo un circulo arritmico alrededor del Director de gestión que enloquecido giraba las caderas y lanzaba su camisa contra el ventilador. En medio del tema alguien preparó otro porro, el director se sentía orgulloso y feliz. Estaba logrando una junta mas cercana, mas humana y fantsaeaba con la posibilidad de alquilar una caravana e irse todos de viaje por el mundo. El Adjunto de dirección puso entonces a The Rapture y la cosa se desmelenó hasta puntos inconcebibles. El accionista 1 , se acerco a la luz, y comenzó a buscar, velozmente, un efecto estroboscopico agitando el interruptor a una velocidad desmedida. EL muestrario de pasos de baile fue inolvidable.

A la mañana siguiente el director llegó mas tarde de lo normal a su despacho. COn mala cara y malas pulgas pidió urgente un informe incomprensible. Una de las tres secretarias comentó, arisca:

.- AL hijo puta se la he debido pasar ya el efecto de la cancioncilla

Todo, inevitable, vuelve a su lugar

Post

De alguna manera este post nació terminado

martes, marzo 13, 2007

El último mundial de Gimnasia

La muchacha recogió la ropa, la guardó en la bolsa, cerró la taquilla, se enganchó la mochila a la espalda y abandonó con nerviosismo el vestuario. Hasta salir del edificio repasaria por ultima vez, mentalmente, el ejercicio de suelo.

Había pedido esa noche dormir en casa de sus padres, era otra de las ventajas que tenía que el mundial se celebrara en su ciudad. La direccion y la entrenadora no se negaron, ella se habia convertido en una de las pocas posibilidades reales que quedaban de medalla para el país y no se negaron al único capricho de la joven atleta, por otro lado disciplinada y seria, entregada y trabajadora. Así, pues, abandonó el edificio. Tensa pero concentrada. Cruzando por ultima noche, antes de la gran cita, el hermoso edificio construido para el importante evento internacional. Sintió el vacio doblemente intenso que tienen los edificios que durante el dia estan llenos y activos. Cruzó el pasillo repasando el salto, el giro, el doble y fuera. Lo repetia mentalmente una y otra vez. tarareando la música que acompañaría todo el ejercicio. Al final del pasillo apareció la entrenadora, mas dulce que de costumbre, mas cercana que ninguno de cada uno de los dias que habian pasado juntas a lo largo de los tres ultimos años, de repente no pareció ella, parecia una amiga, una amiga intima, su mejor amiga. La besó en la mejilla y en tono suave, casi susurrando le dijo:

.- Gemma, oyeme bien. mañana es un dia importante. Yo, como tu, soy mujer, conozco esto desde hace muchisimos años. Lo sabes. me entrego contigo desde hace tres años, durante ocho horas diarias, con esfuerzo y dedicación. Mañana, como para ti, todo culmina y como tu, espero lo mejor, deseo, como tu, verte ahí arriba, en lo mas alto del podium. Triunfadora, con tu medalla colgando del pecho. Por eso, por que sé qie es lo que mas te conviene, oyeme bien y con atención. No hay nada, escuchame, nada mejor para una gimnasta que hacer el amor el dia antes de la prueba. Gemma, oyeme bien. Si puedes, llama a tu novio, a un amigo, a quien sea y acuestate esta noche con el. Gemma seré mas precisa. Tirate a quien sea, pero follate a alguien esta noche. No hay finalista que no conozca este secreto. Hoy te lo desvelo.

Gemma no dijo nada. Se besaron. La entrenadora le deseo suerte y ella siguió sola hasta la puerta del edificio.

En la calle sintió vertigo, no sabia como podría resolver ese nuevo problema que aparecia en su intachable carrera profesional. Caminó por algunas calles, nerviosa, revisando en la agenda, tanteando con quien. Fuen entonces que en el móvil, depsues de buscar aleatoriamente, vió el nombre de Jesús. Aun era pronto, o no tanto pronto, pero no demasiado tarde.

.- Hola Jesús. Soy Gemma
:- Coño gemma. Mañana tienes tu prueba. ¿Como es que me llamas?.
.- Necesito verte, ahora mismo.

La noche es breve y Jesús se ve en una situación que jamás se había imaginado. Estan bajo un árbol en un parque vacio de la ciudad. Es madrugada y estan desnudos. Hacen el amor con bastante torpeza. Gemma quiere hacerlo todo bien y se esfuerza. Jesús poco hábil juguetea y trat de seguir las extrañas formas que propone ella, pero es incapaz. Gemma practica además algunas de las figuras fundamentales de su ejercicio, con la convicción de que siguiendo el consejo de su entrenadora, apoyado con un ultimo entrenamiento, reforzarán el efecto al dia siguiente. Jesús trata de buscar hueco ante tanto malabarismo, pero claro, Jesús tiene poco de gimnasta y además con una tendencia tremenda a la torpeza. Ella aumenta la intensidad de sus ejercicios, además de tratar de buscar el mayor grado de excitación, pues por alguna extraña reflexión, entiende que el orgasmo va directamente relacionado con el grado de flexión en sus piernas. Es en ese momento cumbre, que ella suspira, no ya solo de placer, sino de la presión que ella misma ejerce a sus aductores, buscando el orgasmo y un efecto rotundo para obtener el mayor de los rendimientos al dia siguiente, cuando Jesús se acopla buscando su propio orgasmo, pero no su esfuerzo muscular, pues para el no hay absolutamente ninguna relación, cuando se acopla entre el cuadricpes y el gemeleo izquierdo de ella, ella hace un mal movimiento y gira con brusquedad el perone.

La lesión la apartaría casi un año del deporte. Fue operada en un famoso centro suizo, donde aparentemente fue tratada la famosa rodilla de Ronaldo, pero aquello no redujo el tiempo de inactividad. El mundial se cerró sin ninguna medalla para el país organizador, Gemma era la gran esperanza que se quedó frustrada bajo un arbol de un parque de la ciudad una calida noche de principios de verano. La entrenadora abandonó la profesión, ahora es comentarista en la 2 y Jesús, de Jesús nunca mas se supo. Alguien dice haber visto escrito en un arbol:" Fue aquí donde Jesus arruinó las esperanzas de nuestro país", pero eso, eso son cosas del patriotismo, y el que escribe preifere no hablar de ciertas cosas

Charla imaginaria

Imaginese usted que cara se me puso al oirle decir eso. Imaginese. Tantos años dedicadacon esmero, entregada sin límites y de repente eso, esa frase inapropiada y molesta. Cada mañana despertando y cumpliendo con fidelidad, cada tarde , a última hora, entregando las cosas perfectamente realizadas. Imaginese, imginese por un momento. Pongase usted en mi piel. Sea capaz de entenderme. Es fácil sacar las cosas de contexto, ver solo la respuesta y juzgarla, pero sea capaz, usted, de ponerse en mi piel, de ver el todo y sentir, durante un segundo lo que sentí yo. Imaginese que tras una frase, usted siente que ha perdido veinte años de su vida, que se fueron de manera radical y triste, como el agua se pierde por el retrete. Así me sentí. ¿Es capaz de ponerse en mi piel?. ¿Puede usted un momento ponerse en mi piel?. Nuna fallé, jamás fallé.- Siempre estuve ahí, preparada y eficaz. Siempre resolví, nunca fuí un obstaculo, nunca frené la marcha, siempre en avance, siempre empujando, siempre energica y todo eso, todo eso se va una buena mañana. ¿Pongase usted en mi piel? hagame el favor, sientase como si usted fuera yo, y viva eso que sentí yo, hagalo suyo y luego vuelva juzgarme. Le aseguro, soy capaz de afirmarlo, que no volvería a ser usted tan injusto como ha sido, como esta siendo.

domingo, marzo 11, 2007

Por la carretera

Media tarde y el sol se pone allí a lo lejos, o por no ser nada o muy poeticos, el sol se pone allí, a tomar por culo. Uno podría buscar y rebuscar la frase, la metafora en el fondo del oceano y seimpre, siempre sería cursi la descripción de un atardecer en la inmensidad de Castilla la Mancha (Aunque el paisaje de la Mancha sea de todo menos cursi), pero que carajo tienen los atardeceres esos bestiales que tanto hipnotizan. La diaria despedida del Sol ( Ya viene, ya viene ese no se que cursi). El naranja brutal, los matices, la nube, la inmensidad, la planicie. El coche que atraviesa junto a los otros coches. Comienzan a encenderse las luces en las gasolineras, en los clubs de carreteras que globalizan siempre la estetica del neon. La animación extraña de unas piernas, los nombres que se repiten, Club "Los angeles de Charly", (Cuantos clubs del mundo tendrán ese nombre, esos mismos colores en el neon que asoma a la carretera?), las historias que uno casi prefiere ni imaginar y que se suceden a partir de ese momento y hasta que el sol vuelve a aparecer por el lado exactamente opuesto a por donde le estamos viendo irse que coincidirá exactamente con el momento en que el neón deje de iluminar intermitentemente ese tramo de la A-4.
Anochece en este trozo del planeta. Avanza el universo. Siempre me da por ponerme Cósmico. Me imagino la bola terrestre avanzando por el medio de ese montón de espacio infinito. El sol allí, lejos de cojones y sin embargo tan cerca, tan como si se pudiera tocar. El sol que lo pone todo de un naranja apagadillo que es hermoso (¡¡ay Leprince!!... ¿Hermoso?, ¿Que palabra es esa?), y la planicie que no se acaba nunca, que da la sensación de ser una esplanada cósmica que termina allí donde comienza el sol. La luz que se va, que no se detiene, la noche que comienza su enigmatica presencia. Se pone oscura la carretera, Toman presencia los neones, las luces de los coches que van y vienen, el letrero de repsol. Al lado, rapido y veloz pasa un coche que no reconozco, nunca supe de marcas, nos adelanta y sucede ese instante extraño que los dos coches van a la par, unos cuantos metros, unos pocos segundos que se va tan cerca, tan ventana con ventana. Ella, copiloto, me mira a mi copiloto. Nos reconocemos ahí en medio de la Mancha, del principio de la noche, nos quedamos con el gesto en la punta de la mano, a punto de saludarnos, casi a punto de gritar:"¿Como te ha ido?", avanza del todo y se pierden por delante, alejandose en la larga recta. Me quedo unos minutos pensando en aquella época de mi vida y vuelvo a ver el sol, que ya no está y por vicio, vuelvo a reflexionar sobre el paso del tiempo.

Es de noche. Hay un hombre que ve los coches pasar a un lado de la carretera.

jueves, marzo 08, 2007

La declaración

Despertar habría sido el truco fácil. De repente abrir los ojos y decidir que todo aquello fue un sueño, que nada sucedió y que sigo estando vivo en este lado de lo incierto, hubiera sido un truco fácil. Así que he tratado de ponermelo mas dificil. No aceptar los viejos trucos. Ni siquiera aceptar los trucos. Lo falso, lo sencillo, sería no revivirme, pero no puedo. Soy yo el que teclea y no él. No morí, sino no teclearía. No reviví. No era sueño.

Seré, pues, sincero. Leprince utiliza el viejo truco de matarse para empezar a escribir bajo pseudonimo. Es fácil. Leprince planea un asesinato en su contra, alguien le mata y entrega el blog. Solo así Leprince puede ejercer de blogger bajo otra apariencia, bajo otro nombre, bajo otra identidad. Leprince planea su propio aseinato para escribir bajo el falso y ridiculo nombre de Nacho, pero Leprince sufre de ataques de honestidad y asume que el truco, ademas de malo, es poco brillante y suena a estafa barata. Entonces Leprince,a falta de mejor excusa, asume y reconoce que el asesinato es poco creible, como poco creible resultaria la falsa identidad con la que planeaba escribir. El falso nombre de Nacho

Un saludo
Henry Simon Leprince

Relevo

Había viajado todo el fin de semana y fue el domingo a útlima hora que logró encontrar aquel lugar del que guardaba un recuerdo casi borrado. Se dejó llevar por carreteras y poblaciones solo para encontrar aquel sitio del que no recordaba ni el nombre ni tan siquiera una referencia espacial, una región o alguna población cercana. Fue solo guiado por la intuición, recordaba determinados aspectos del paisaje, determiandas formas geológicas que asoció con precisión a esta región.

Se bajó del coche y entró en un pequeño bar con letrero de refresco y nombre de persona donde un grupo de hombres veían sin demasiada atención el partido del Plus. Pidió una cerveza y se sentó en la barra, ojeó el resultado y observó con precaución a los hombres. Solo al rato preguntó al hombre con cierto tono de despiste, para que no resultara sospechosa o extraña su busqueda. El dueño del bar respondió sin demasiada precaución. Pero todo esta parte no sucede en primer plano, aquí hemos alejado la camara y el audio viendo un plano general del bar y observando toda esta acción de pregunta-respuesta en un segundo termino, pues la gracia de este texto es no saber realmente que es lo que busca el protagonista y concluirlo, para darle un cierto efecto rotundo y contundente de final.

Paga la cerveza, justo cuando se levanta se queda mirando una hermosa jugada del equipo visitante que termina con un hermoso tiro al larguero, sigue atravesando el bar, entre el bullicio del los hombres que euforicos admiran al jugador que ha protagonizado la plastica jugada. Sale a la calle, hace frio y entra en el coche. Sigue las indicaciones, atraviesa el pueblo, gira a la derecha, gira otra vez y una ultima a la izquierda. Avanza unos veinte metros y ve de frente la casa que tanto había recordado de manera casi onirica. Detiene el coche, se baja. Ve luz en una ventana, toca. Nadie responde. Vuelve a tocar. Se apaga la luz. En ese momento siente una especie de desasosiego. No se rinde y toca de nuevo. Oye pasos, alguien viene a abrir.

.- ¿Quien es?
.- Soy yo, soy Henry Simon Leprince.

Se abre la puerta. Desde la oscuridad emerge la silueta. Aun no se ve la cara:

.- ¡¡Henry, cabronazo!!

El tiro atraviesa el silencio del pueblo. Henry Simon Leprince esta tendido en el suelo, sangra a la altura del bazo. su ultima frase antes de morir es:

.- Nacho, ahora, solo a ti te toca el relevo. Ya no hay mascaras, ya no soy yo. Ahora, sin mas conplejos, asumes tu el mando del blog

Es en ese momento que Nacho asume que ya no está Henry SImon Leprince. Que ya no podrá esconderse tras su mascara. Nacho toma , pues, el relevo del blog

miércoles, marzo 07, 2007

Reencuentros

No siempre se cree en esas cosas, mas cuando las lees o las ves en una pantalla, pero en este caso sucedió. Estuve en casa de aquel amigo al que tanto tiempo hacía que no veía, al principio uan conversación para actulizarnos: yo esto, el aquello. Me atrajo mucho ese viaje que había realizado por varios paises, y le pregunté. Curiosamente, había pasado por allí, aquel otro pais en el que yo había vivido algunos años. Compartimos opiniones, debatimos y contrastamos ideas. Hablamos de politica y de como percibió él el ambiente. Luego le pregunté que lugares había visto, que sitios había recorrido. Me sorprendió cuando me dijo que había pasado por algunas ciudades a las que un turista no suele ir, fue en ese momento cuando sacó las fotos. Reconcí algunas cosas, otras evidentemente no. Eran un montón de fotos y me sorprendió la calidad de muchas de ellas, un documento excelente. Fui viendo una a una. En todas aprovechaba algún detalle, una mujer de fondo, un lugar de comidas bien retratado, en todas extraía un poco de aquella realidad y las colaba con precisión en las imagen estática. Pasé varias, el comentaba: "Aquí pasó tal... en esta ciudad me sorprendió tal otra" entonces cuando nos acercabamos a las ultimas y las que se iban acercando a la frontera con el siguiente país, con el país vecino y en las que reconocí la ciudad, el pico de fondo, determinadas cosas que aun recordaba, ví una foto con alguien de fondo que conocía. Me detuve, el hablaba pero le dejé de oir. Era ella, cruzando una calle con cierto despiste, con el gesto que se lleva cuando recorremos calles que cruzamos diariamente, el bolso colgando en uno de los brazos, el pelo cortado y adapatado a estos tiempos, el cuerpo cambiado, pero ella, al fin y al cabo ella. De fondo cosas que reconcía de aquella ciudad en la que estuve un par de veces y ella avanzando y detenida eternamente en ese instante preciso y único que mostraba la foto. El enucadre no dejaba a engaños, el retrato era de esa cara de la ciudad, ella cruzaba por la esquina izquierda, pasaba de un lado a otro de la calle, al fondo el pico y un par de coches que subían por la calle hacía arriba. En la esuina de enfrente un hombre la miraba cruzar, sospeché que era alguien que la esperaba y ella aprovechaba la cercanía para bajar la cabeza, ese gesto de no mirar cuando nos vamos a encontrar con alguien y se esta tan solo a unos metros, ese ultimo gesto de mirar al suelo para ya luego levantar la cabeza y saludar, justo cuando ya se está al lado. Eso sospeché viendo la foto. La pasé, sume la foto al montón de fotos ya vistas y seguimos charlando. No dije nada. Hoy me ha dado por rescatar aquella carta, aquellas frases, he buscado una foto que aun conservaba, no he encontrado ni la carta ni la foto.

martes, marzo 06, 2007

El perseguidor

La mujer traspasa la puerta y entra, sin aviso previo de la conciencia, en otra casa o en otro nivel donde todos los elementos se trasforman en otro. Los detalles se trasladan de sitio y significado y la memoria recorre la zona difuminada de lo impreciso.

Se es uno, pero no siempre el mismo. Vamos variando y la percepción de lo que sucede va recorriendo miles y miles de kilomteros por segundo. El gran problema es el tiempo y la secuencia de las cosas, eso es inamovible. Lo que varia, lo que se mueve, es el recuerdo, esto sucede ahora o antes. Aquello que ahora evoco sucedió entre este recuerdo y aquel otro, y sin embargo muchas veces no estamos seguros. La memoria descoloca bajo el antojo de reconstruirnos. Somos uno pero tambien somos eso que queremos recordar que somos. Somos lo que los demás ven y lo que nosotros queremos que vean, lo que vemos y tambien lo invisible lo que tu ni yo vemos. Todo, ademas, moviendose en una delgada linea donde todo es frágil y poco concreto. Somos, pues, una abstracción.

Hay mas. Además estan los vaivenes de las emociones, que al fin y al cabo son las que tiñen. Todo bajo el reino de una emoción, que por supuesto, es caduca. ´

Inland Empire es la mejor pelicula que he visto en mucho tiempo. Siempre pensé, dentro de mi ignorancia que el cine, al contrario que muchas veces la literatura, no arriesgaba o arriesga a medias. Madame Bovary es un argumento mucho mas moderno y arriesgado que la trama de cualquier pelicula que hayamos visto este año. Por mas que se innove, el cine peca de contar casi siempre igual y pra muchos, cuando el cine se sale de ese ritmo es un error. Siempre lamenté que en el cine no hubiera mas de Borges ó Cortázar, un Rayuela o Jardin de senderos que se bifurcan. Historias bien contadas, narradas con elegancia y precisión pero además arriesgadas y jugetonas, alejadas y por lo tanto mas cercanas, de lo real. Eso creo que vi ayer en Inland Empire, una pelicula que se sale de los senderos habituales pra contarnos un viaje mental profundo y genial. Un paseo por la zona difusa entre lo consciente y lo inconsciente. Un trama que juega con el tiempo y con las emociones, que desplaza la realidad a varias realidades. No hay sentido, lo hay pero no lo hay.

Recordé los cuentos que mas me han conmovido de Cortázar: Silvia, Lejana y El perseguidor. Historias de realidades móviles, fragiles, enigmáticas.

Grande Lynch. Gracias por este viaje

PS: Nunca vi una TOTALIDAD. Sólo vi hoyos. Un montón de ellos. HOYOS. Pero eso no me preocupaba. Se me ocurría una idea para una escena y entonces la filmaba. Se me ocurría otra, y la filmaba. Ni siquiera sabía cómo podían relacionarse entre sí.

domingo, marzo 04, 2007

Like a rolling stone

No hubo rodeos. Según entramos en su casa nos lanzamos en el sofá. Subí la falda con cierta euforia, ella lanzó mi camiseta a un rincón irrecuperable, yo arrugué su camisa como un trapo inservible, ella lanzó mis pantalones contra la televisión, que por un azar incomprensible dió en el botón y se encendió, me vino bien, me gusta ese toque de luz que dan las televisiones en las habitaciones oscuras, tambien me gusta ese juego de luces que hacía en su cuerpo. El sofá fue una especie de brutal campo de futbol donde a los jugadores les pitan constantemente penalty o visto de manera positiva donde los jugadores constantemente celebran goles en la esquina del corner.( ¿La esquina del corner?... The corner of the corner), y ya que hablamos de esquinas la cosa fue un viaje de esquina en esquina. De mi esquina a tu esquina, esquinas de angulos imperfectos, aqui triangulo rectangulo, aqui escaleno y aquí, aqui isosceles. Me podría poner mas metafórico pero tampoco merece la pena, nunca se me han dado bien esas cosas, pero del sofá como paracaidistas locos nos lanzamos al suelo y el suelo, el suelo ya se sabe, es casi infinito y rodamos, rodamos por tu casa, que además aproveche para ir conociendo. Rodando por tu salón, rodando por la cocina, por el baño, por tu habitación, me sorprendió entre jadeos el tamaño de la casa, me la esperaba mas pequeña. Seguimos rodando, llegamos a la terraza, y a mi la espalda se me empezó a quedar helada, pero no dije nada, contrarrestraba bien aquel frequito con el fuego loco que nos empujaba por el suelo. Y a ti aquello de rodar te atrajo y seguiste, atravesamos de nuevo el salón entre jadeos y sudores y arrasando con tu mesa y tu lampara, llegamos al a entrada, gritaste y me sentí bien, pero me sorprendió el esfuerzo que hacias con un pie para abrir la puerta de la calle. Allí la cosa me empezó a preocupar, siempre he sido pudoroso y hacer el amor en el descansillo tampoco me excitaba demasiado, pero tu fuiesta a mas, rodamos escaleras abajo, y confieso que había un algo excitante entre tanto escalon y tus muslos, el sonido de los golpes de nustros cuerpos y el eco de los jadeos que reverberaban hermosos en la acustica de la escalera. Llegamos abajo, rodamos por el portal, por tu calle, por la avenida. Rodamos castellana abajo, rodamos por colón, rodamos por cibeles, llegamos hasta el prado entre jadeos y giros... Rodamos, tu y yo rodamos. Rodamos, nena. No dejemos nunca de rodar.

sábado, marzo 03, 2007

El super del barrio

Nos conocimos en el "Ahorramas". Las primer vez que me fijé en ella la ví en la sección de embutidos, cogiendo algo de jamón, yo venía con la cesta atravesando las estanterias del Pan de molde y galletas, estaba buscando algo para desayunar y me detuve al lado de las Digestive para tener una buena perspectiva y poder verla bien. Ella lanzó, además del Jamón, algo de queso y una bandeja de ibericos. Siguió caminando y entonces yo la comencé a perseguir. Ella entró en el pasillo de la leche y yo aproveché para coger para mi, por que me quedaba una sola botella y prefería prevenir. Ella cogió Pascual desnatada, yo probé con una nueva marca de leche de soja de la que terminé haciendome consumidor habitual. Ella avanzó hasta la caja 1 yo sin embargo, para disimular hice cola en la caja 4. La ví pagar y alejarse, se abrio la puerta automática y desapareció en la infinidad de las calles del barrio

Pocos dias después de aquella primera vez, me volví a cruzar con ella. Casi nos tropezamos en los productos de limpieza, yo estaba buscando el Fairy y ella estaba agachada cogiendo un Don limpio. Pedí disculpas por el casi tropiezo y ella a su vez sonrió y pidió disculpas tambien. Nuestros caminos se separaron en la caja 3, ella estaba en la cola y yo estaba dos personas mas atrás, una de ellas con carrito repleto. La vi de nuevo pagar y volver al mundo atravesando la cruel puerta automatica que tanto nos distanciaba.

Los acercamientos son lentos, se avanza poco. Se siguieron sucediendo encuentros esporadicos un dia en la nevera de los yogures y zumos, otro día en la pescadería o carnicería. Hasta la hermosa tarde de las manzanas. Entré en el pasillo de la frutería, sin saber muy bien que fruta llevarme a casa, y la ví al fondo, escogiendo manzanas, De algún modo, todo se detuvo. Iba buscando la manzana perfecta en aquella montaña de manzanas. Iba cogiendo una a una, seleccionando las de mejor color y dureza, me acerqué despacio y ella levantó la vista, traté de disimular, pero ella me reconoció y me saludó por primera vez. Entoces contesté y dije:

.- Hoy yo también me llevaré unas manzanas.

Y comenzamos a seleccionar las manzanas juntos. Ella se llevó un kilo, yo me lleve kilo y medio.

Los encuentros entoces cada vez eran mas frecuentes. La relación fue creciendo entre la panadería y los vinos, entre los champús y los chocolates, de la frutería hasta los congelados. Todos las tardes al llegar la barrio entraba en el supermercado con la esperanza de que ella tambien fuera. Nos besamos por primera vez en el pasillo de los cosmeticos. Siempre nos despediamos en la caja 3. Así dia tras dia, compra tras compra, el amor, entonces, terminó traspasando la puerta electrica que tantas veces habia separado nuestras vidas


Ahora vivimos juntos y somos bastante felices. Los sabados, como hoy, desayunamos con calma. A los dos nos gusta desayunar bien, como se lo merecen los sábados por la mañana. Hago café y espero a que ella suba, ha bajado hace un rato al supermercado a comprar un zumo para desayunar. Me extraña que se esté retresando tanto.

viernes, marzo 02, 2007

De noche

Se acostó tarde, había estado viendo un rato televisión, cosa que por otro lado no diluyó esa sensación de nervios que la bloqueaba desde hacía un par de dias. En la cama con los ojos cerrados y con la manta cubirendola el cuerpo siguió pensando y aquella aceleración en el pensamiento tampoco la dejaba dormir. Trato de despistarse, trató de no pensar, pero los intentos eran inutiles. Respiró hondo, abrió los ojos y ya al cabo de un buen rato decidió no luchar de manera tan poco efectiva contra el insomnio y se lveantó y volvió al salón encendió la televisión y fue cambiando de canales. Miró la hora y al hacer el calculo de horas que quedaban para despertar volvió a sentir cierta angustia y pensó: "Mañana voy a estar todo el dia agotada". En televisión empezaba una pelicula bastante floja y algo extraña en la que Nicole Kidman ve en un niño la reencarnación de su marido fallecido. Y sin nsaber por que sintió algo de miedo, ese miedo infantil pero potente que tantas veces dura, el miedo al sonido de algo en el pasillo, la sensación de una presencia, esas cosas que se suelen mover en el terreno de la sugestión pero de las que siempre se duda. El miedo cinematográfico. Se tapó con la mantita de ikea y pensó que la Kidman en esa pelicula salía bastante mas fea, pensó en la Kidman, en esa mirada triste, en ese gesto de mujer que oculta un algo y que parece no alcanzar de ningun modo la felicidad. La pelicula siguió su ritmo, ajena a su sueño. Ella entonces se quedó dormida y soñó, pero lo que soñó, eso, eso ya es otra historia

Videos

Loading...

Mi lista de blogs

Afuera

Recent Posts