sábado, julio 29, 2006

Calles

Lo de las calles es curioso. Se puede ver así, como un trozo de asfalto hacía el frente, que a veces hace curva, con sus baches y un montón de edificios a los lados de diferente calidad arquitectónica, comercios y gentes, coches y autobuses que pasan de un lado para otro y en cualquier cantidad de posibles direcciones, constituyendo un orden indescifrable, pero se puede ver de otra forma, como seres mitologicos, que tienen sus propis leyendas y su propia existencia, se puede ver así, como una vida independiente y única, punto de caracteristicas irrepetibles. Pequeños o grandes universos independientes. Creados, claro está, por el que las recorre, influido por las cosas que oyó o leyó de ese trozo de ciudad anclado e independiente. Así las calles se convierten en santuarios a veces, y así va uno y recorre la calle , como un devoto acudiendo al templo o lugar donde todo se originó. Antes de llegar aquí, busqué en algún que otro libro, desordenadamente, nombres de calles que había leido de esta ciudad. Busqué en ese libro que había leido meses atrás, con la única intención de pisar y seguir de largo. Busque en algun cuento de hace años donde alguien hablaba de no se que acontecimiento en una calle, en alguna esquina, que entonces parecía irreal. Caminas y te das cuenta de que si, de que esta esquina u otra esquina existen, y que ahí se ha creado, a parte, otro universo, otra calle. La calle que yo imaginé y que cada quien, mientras leyó, imaginó. Entonces no era así sino así, como esta. Estoy en esta calle y en mi calle. En la que piso y en la que imaginé. En aquella irreal,y en esta que veo, que podría no ser del todo cierta. ¿Cual es la calle?. ¿Esta?, ¿Aquella?. Podría ver a uno de aquellos personajes que no son reales o si; o aquel que narraba no se que comida en ese restaurant que ahora no encuentro o del que no recuerdo el nombre. Se parece y no, es y no es. En cualquier caso , que me jor lugar que esta ciudad para recordar que:
"mis pasos en esta calle resuenan en otra calle...."

martes, julio 25, 2006

La carretera

Una carretera estrecha, muy deteriorada, a medio construir. Gente que va apareciendo en esa carretera, que se les ve caminando ahí, en medio de la nada, sin saberse muy bien a donde van o de donde vienen. Dos niños que ven pasar un coche, este coche y que se nos quedan mirando y que nos dejan de mirar. Un hombre que camina lento al lado del arcén, en esa fronetra entre el asfalto y la tierra, que no mira, ni a un lado ni al otro, camina y no mira, no ve los coches pasar, seguramente para ese hombre los coches que pasan no existen o existen como lo que son, un algo que pasa y se va. Sigue. Un hombre sentado en una piedra que hace un gesto, que me hace un gesto, casi un saludo cuando ve que le miro desde aquí, desde dentro del cristal. Sonrie y se va, se queda en la piedra, pero se va. Otro que vende, no se que vende, lo ofrece con desgana, sin ninguna fé, pero cuando está ahí, en medio de la casi nada es por que algun día, algo, habrá vendido. Hay ratos sin embargo en los que es la carretera, este asflato desgastado, agujereado lo unico que suceden en medio del vacio, de una montaña alo lejos y esta casi planicie. No hay nadie y sin emabrgo aparecen, de repente otros dos niños que miran y juegan al futbol con yo que sé que. No hay casas ni los vestigios de alguna aldea cerca y sin emabrgo existen, les veo, les vemos, uno de ellos tiene un buen chut. Están a pie de carretera esperando nada o algo que desconozco. Mas adelante un hombre con chilaba de lana y un maletín camina sereno pero decidido, hay algo de alucinación, de irrealidad. ¿Donde coño va con este calor?, ¿Que cojones lleva dentro de ese maletín?. ¿Está sucediendo esto?. Desaperece. Seguimos y de repente unos cuantos puestos en medio de la ascensión al puerto. Venden melones y sandías, uno de ellos que ve que le miro me hace el gesto se subir un arma invisible, me apunta y me dispara, luego sonrie y me saluda, respondo con un getso casi euforico de saludo, acabo de descubrir que no son, que no están, que son fantasmas.

El post imposible

Llevo desde ayer intentando escribir un post que no sale. Cada vez que me he sentado aquí ha intentarlo he terminado borrandolo con una cierta sensación de frustración, y en todas las ocasiones he pensado que lo intentaría mas tarde, que ya llegaría. Ahora he pensado que sería, quizá mejor, obviar ese post, o dejar pasar mucho mas tiempo, algo mas de una semana, dos o tres, quiza esperar un par de meses a que el enfrentamiento con el post este mas relajado, menos tenso. A que yo no busque con la ansiedad que busco ahora. Ahora hay una maraña, una masa amorfa que hay que moldear. Seguramente el texto ya este escrito, seguramente hay un rincón en el que las frases ya esten ordenadas de una manera que me resulstase mas satisfactoria y me empujase a darle al boton de publicar, pero cada vez que he buscado he encontrado el texto erroneo, bocetos que mi cabeza ha ido armando para crear el que busco. Los que encuentro no son mas que estaciones casi abandonadas en medio del camino, lugares inhospitos, desolados que son lugares a medio construir en medio de la nada. Ahora la duda está en seguir buscando o dejarlo así, la duda es saber si realmente existe ese texto ahí adentro, saber si realmente está o quizá asumir que el texto no se encontraá nunca, por que el texto simplemente no existe.

miércoles, julio 19, 2006

El personaje. Capítulo 1

El personaje ha abierto los ojos y se ha levantado de la cama con cierta urgencia. Ha ido hasta el baño y ha empezado a orinar, algunas gotillas se han quedado sobre la tapa y con la voz aun ronca ha dicho casi sin intención:"Me cago en mi puta madre". Se ha mirado en el espejo, en esa hora en la que aun no se es personaje, sino el otro, el que va debajo de la piel. Se ha metido en la ducha y algunos segundos despues se ha empezado a masturbar. Al terminar ha pensado en lo poco que se masturban los personajes de la literatura o del cine en general. Ha reflexionado que lo raro es que no se masturben mas. Ha pensado en Robert Redford en El golpe, y se ha dicho que realmente hubiese perfilado algo mas al personaje si antes del gran golpe, por aquella cosa de relajar la tensión se hubiese masturbado. O Julian Sorel, del que sospecha que es un pajero empedernido. Pero no recrearse en la masturbación del personaje, se dice el personaje mientras se seca, sino añadir el acto a su vida, en vez de obviarlo con tanta radicalidad. O a Horacio Oliveira manteniendo un soliloquio mientras la mano se mueve arrítmicamente en la entre pierna.

EL personaje se ha desviado de la reflexión absurda y ha comenzado a trazarse. Primero las patillas recortadas con precisión, el pelo colocado con mimo. Cada uno de los actos frente al espejo del baño, que tantas mañanas, ya, se han ido haciendo cotidianos. Luego peinado adecuadamente, perfumado y bien reconstruido, se ha ido a la habitación y ha ido seleccionando la ropa del dia. Hay tantos factores influyentes en la decisión que ni siquiera el es consciente, pero finalmente está vestido y toma la calle. En el ascensor ha recordado a la chica con la que cenó ayer y que cada vez le gusta mas, cada frase que dijo, la narración de su propia vida, sin darse cuenta ahora es aquel, percibe la vida con la épica con la que se describió ayer. Y se siente ese, el de anoche, que por supuesto a el le agrada mas que cualquiera de los otros. Ese tipo mas delicado y atento, dulce, algo enigmático. El tambien prefiere aquel, ese personaje que se sentó anoche frente a ella y sin saberlo se mete en el vestido de ese. En la calle y al montarse al coche, va pensando en la chica y actua como si ella estuviese ahí, viendole. El personaje arranca el coche y en su radio se pone un C.D. que potencia las caracteristicas y los rasgos de ese. El personaje se dirige por la ciudad y las frases que ayer dijo hoy se convierten en su realidad, o el las convierte en su realidad, el vive, entonces, como contó anoche que vivía. El personaje se va así perfilando, haciendo mas presente, mas sólido, se apodera cada vez mas del otro, del invisible, del oculto, del que va debajo de la piel. Sin saberlo, el personaje, va actuando para poder contarle luego a ella su vida, aunque ni siquiera tenga la oportunidad de contarsela, su vida se convierte así en parte de una ficción que el debe vivir para luego narrarla, y el personaje debe actuar de acuerdo al papel.

Dejamos entonces al personaje entrando en la oficina. Ya volveremos con el. Mientras tanto yo tambien debo salir a la calle, cruzar la ciudad y llegar al trabajo.

martes, julio 18, 2006

La guia

Ahora está esa parte del viaje en la que todo sucede unicamente en tí. Vas viendo nombres de sitios donde es posible que llegues a estar, vas construyendo una hipotética ruta que irás recorriendo y todo lo vas reconstruyendo, imaginando. Las imagenes las vas creando tu ahí, a partir de fotos y de cosas que te han dicho, en nada se parecerá luego lo imaginado a lo que te encontrarás y curiosamente esos espacios, esas imagenes que tu tienes ahí como referencia, que son tuyas, única y exclusivamente tuyas, desaparecerán y jamás volverás a verlas. Si hicieras el esfuerzo tampoco las podrías evocar por que las reales se interpondrán, no se añadiran a las tuyas. Las aplastará, se superpondrán a las tuyas, a las que tu has creado. Nada quedará de ese lugar irrepetible en el universo, Colima, por ejemplo, no será Colima, a esta Colima que ahora veo cuando la nombro la sustituirá para siempre la otra, la real. Esa carretera en la que me veo trasladandome de este a oeste tampoco existirá. En nada se parecerá esto que ahora veo cuando nombro a cuando lo nombre luego. ¿Donde se quedará este lugar inexistente que ahora, de algun modo, existe?. Vaya uno a saber.

lunes, julio 17, 2006

Crónica

¿Por qué no habré nacido en Islandia?.

sábado, julio 15, 2006

El hombre invisible

Ayer ví al hombre invisible. No lo vi, claro, entiendame, es una forma de hablar. Lo intuí, lo percibí y ya luego lo escuché . Al principio se siente esa cosa de estar viendo, o no viendo, disculpeme, hay palabras que están enquistadas, que salen sin tener que salir, que viven a pesar de uno, pues eso, que se siente esa cosa de estar con alguien popular. Se piensa: "Mirame aquí, nada mas y nada menos que con el hombre invisible", y aunque claro, nadie de tus conocidos te puede ver, deseas que te vean y digan:"hombre, mira, ahí va Henry S. con el hombre invisible", pero no, como es tímido y casi no habla, que sería la forma de hacerse notar, te ves en la obligación de hablarle mucho para que los demás sepan que vas con el y piensen:"Mira, Henry S. debe ir con el hombre invisible, porque no se ve con quien habla". Y tu que vas así, te ves ahí, al lado del hombre invisible. Y ciertamente da como orgullo, proque quien no hay oido hablar del hombre invisible, quien no ha tenido ganar de estar con el. De ver que existe. Y aunque no puedes ver que existe, por que ya sabe usted que al hombre invisible verle no se le ve, se lo digo yo que le conozco. Puedes oirle, conocerle así, como es. Tímido, timidísimo, de esa gente que quiere pasar desapercibido, que no quiere llamar la atención, pero claro, como no va a llamar la atención el hombre invisible. Nada mas le ves (Si, ya sé..), piensas:"¡¡Mira!!, el hombre invisible". Y claro, la gente por la calle te ve charlando con el, te ven contandole tu vida al hombre invisible y todos ya te miran. Ya sabe, esas cosas de las envidias populares. Te miran como haciendose los despistados, que miran como que no miran, pero eso se sabe, se siente. Todos piensan:" Ya me gustaríq a mi que me vieran con el hombre invisible". Y el, tan tímido el, pues creame, no lo lleva nada bien, que todos le miran aunque no le vean. Y yo, siendo tan presumido como soy, me gustó eso, que me vieran por ahí, tan como si nada, charlando amenamente con el hombre invisible

viernes, julio 14, 2006

Tan lejos, tan cerca

J está mirando hacía un lugar que recuerda al infinito y piensa que la mañana es muy agradable, se queda un rato así, mirando. De vez en cuando se pierde entre las ventanas de enfrente, una mujer que sacude una alfombra, un niño que sale de un portal, algunas imágenes que ya se van haciendo cotidianas. J va descubriendo el valor de lo nuevo y aquello, además, le da mas valor a lo anterior. Está sonando algo de música y la para, prefiere que sea así, real. Sin esa necesidad constante de acentuar las buenas sensaciones. Descubre que es mejor así, sin la música, oyendo una moto que pasa abajo y el sonido de algo que no se sabe bien que es. "Esta devaluada la realidad", piensa, y en ese pensamiento y en ese cortar la música y saborear lo que hay, asi, tal cual, está casi la reivindicación de lo real, de lo que ocurre. Hay una buena luz, un montón de posibilidades pero tambien ahí, en ese llevarlo a papel hay una devaluación de lo que ocurre, es querer elevarlo mas aun, cuando es consciente que el momento, que la escena, son sublimes. Mejor así, solo mirar, solo ver la imperceptible variación constante de la luz. La fugacidad de las cosas que pasan en la calle, la tranquilidad que tanto había buscado y que justo en ese momento percibe con plenitud. "Hay momentos en los que si si encuentra lo que se estaba buscando. Son breves, pero se llega a ellos", reflexiona. Pero consciente de que tampoco es convienente estirar, forzar, se da la media vuelta y entre al salón, se sienta frente al monitor y vuelta a trabajar. Era solo por ese par de minutos, solo por ese par de minutos, y son mas que suficientes. "Esta tarde bajaré a la playa"

jueves, julio 13, 2006

Una mañana en la comisaria

El policia que esta en la puerta y que nos va haciendo pasar según salen los de dentro, aunque de pie, parece estar mas dormido que despierto. Responde a las preguntas, casi siempre la misma, con tono único. "¿Se tarda mucho?" y contesta:"Unos tres minutos por persona". La otra pregunta mas repetida es:"¿Cuantas fotos son?" y el contesta :"Para el pasaporte solo una. Para el D.N.I. son dos".

La que está detrás de mi no deja de marcar numeros compulsivamente:

.- Mama. Nada... que estoy en la cola de lo del pasaporte...Si, se me ha caducado...Si, los niños estan encantados. ..No, mama... Sabes?, se ha muerto la madre de Virginia...No, pero estaba muy malita...si,si.... Bueno, ya solo me falta comprar las mesillas, pero vamos que en septiembre ya lo tenemos montado... Bueno, un poco disgustada con lo del jardín, ahora voy a llamar al jardinero y que pasen mañana a primera hora.... No, mama.... El está bien...Lucía ayer no se bañó, el niño si, pero ella estaba que no le apetecía....

Sale la mujer de la limpieza a fumar y se pone a charlar con el Policía.
.- ´¿que pasa, manolo?. A fumarme un pitillito. Que es que ya ni eso se puede.
.- Y que ya te queda poco. ¿No?.
.- La semana que viene. Me voy a la playa, tio. Que ganas!
.- Que envidia, maja, pero de la sana
.-Nada, Manolo, no hay envidia sana. Todas las envidias son malas. A mi no me jodas. No hay envidia buena.
.- Bueno mujer, es un decir.
.- Ya, ya. A ti te jode quedarte aquí, y que yo mientras tanto en la arenita tumbá
.- Bueno, ya me....Para pasaporte una, para D.N.I son dos.
.- Bueno Manolo, voy a entrar a seguir con la fregona, que ademas se esta mejor ahí dentro que aquí. Menudo calorón va a hacer hoy.

La de atrás llama a Laura, o laurita.

- Hija mia, como estás?...es que hace mucho que no hablamos... No,no... Ya no nos vamos a los pirineos...No, otra vez a Marbella, si es que allí luego estamos tan ricamente, amiga... y a que horario vas a ir esta temporada a Yoga. Por que me gustaría que coincidiesemos otra vez.,hija mia. Que es la única manera de vernos...No, que va, maja...

Según cuelga se queda con el telefono en la mano y mira, esta a punto de llamar otra vez. la cola no avanza. Llevamos hora y media y no avanza.

.- Lourdes...Lourditas....¿Como estás, amiga?...Hija mia, preparando las vacaciones, que es un follón...

Hay un amago de movimiento, de avance, pero no, son unos centimetros irreales, pues a pesar de que todos avanzamos, no ha entrado nadie. No existe tal avance, existe una estrechez, pues si no entra nadie, el avance no es mas que un estrechamiento de las distancias del primero al segundo y así en cadena.

El policía da leves paseitos casi en círculo, mira al suelo, mira dentro para ver si alguien sale para cumplir su misión de hacer pasar a uno cuando salga alguien de ahí dentro. Vuelve a mirarse los pies, se mira reflejado en un espejo.Mira la cola, mira dentro:

.-Una para pasaportes, dos para D.N.I...Unos 3 minutos por persona
.- Joder!!, pero es que llevamos una hora y esto no avanza.
.- Y que quiere que haga yo.
.- No se, pero hay gente que trabajamos sabe.
.- si, oiga. Y usted que cree que estoy haciendo yo.
.- No se. Entre y pregunte que por que tardan tanto

A la petición se van uniendo cada vez mas miembros de la larga cola. casi a coro se oye:
.- SI, si, eso. Entre y pregunte.

La de atrás:.- Lourditas, amiga. Pues me encantarñia verte por allí...Chica, un disgusto con lo del Jardín...SI mañana viene a primera hora..Es un jardinero buenisimo, me lo recomedó merceditas

.- Vamos, coño. Entre y pregunte.
De repente me veo gritando:
.- Eso, entre y pregunte. Que esto es inhumano.

La de atrás cuelga y se une al colectivo:
:- Vamos, señor policía, pregunte, pregunte, que esto es un disgusto.

La masa se empieza a acercar hasta el, el hombre recula pero no hay opción. En algún momento una mano sin dueño, se estampa contra su cara. Un tipo con calva a lo Zidane, se da media vuelta y cuando parece que se va, cual toro se da media vuelta y se empotra contra el pecho del policía. El policiía trata de sacar su arma, pero ya no hay opción Marta y yo nos lanzamos contra su barriga, la de atrás mientras habla con alguien se engancha en su espalda. Sale entonces la de la limpieza y a escobazos nos reduce. Tratamos de enfrentarnos, pero en un giro a lo "Hero", nos bloquea.

Llevamos siete horas y aun no ha vuelto a pasar nadie. Creo que tendré que cancelar mi viaje

martes, julio 11, 2006

Syd Barret

Hoy deberíamos consumir una buena dosis de LSD. Salir a dar un paseo Interestelar en un platillo lleno de secretos y aterrizar cuando el flautista nos reciba en las puertas del amanecer.

Wish you were here.

lunes, julio 10, 2006

La gorra roja

He salido a correr y sin darme cuenta, o mas bien, sin ser demasiado consciente, he cogido dos objetos que habitualmente no uso en mis salidas deportivas. Una es el Mp3 para oir música mientras corría y la otra una gorra roja, bastante fea, que lleva una vida conmigo. Mientras corría iba oyendo no se que canción mas bien ambiental. Las pocas veces que he usado la música para correr he notado que funcionan mejor esas musicas ambientales, minimalistas, que cualquier otra cosa mas marcada. Y la gorra iba ahí arriba hasta un momento en el que he sido consciente de lo absurdo del objeto. Ya no había sol. Me la he guardado como he podido en uno de los bolsillos minmos del pantalon deportivo y he buscado, viendo el alucinante color de la tarde sobre esa parte de Madrid, una canción de Sigur Ros que hacía tiempo no oía y que es una música que hicieron para no se que obra de teatro. ese momento el paso ha sido torpe, entre buscar la canción por el aparato, correr, la gorra, las llaves, la canción que no la encuentro y de repente empieza a sonar. Corro emocionado viendo ese color cojonudo del cielo y siento, casi, que no apoyo los pies en el suelo. De repente noto que la gorra no está, me detengo y veo la larga recta recorrida y a lo lejos el mínimo bulto rojo...

Esta gorra lleva unos doce años en mi casa o en las casas en las que he ido viviendo. Lo curioso de la gorra es que la use dos veces en mi vida con el mismo fin, para ser reconocido por alguien del pasado que sospechaba no me iba a reconocer. En las dos ocasiones dije:"por si no nos reconocemos llevaré una gorra roja". En ambas ocasiones la decisión de llevarla fue tomada igual que al salir hoy a correr, absolutamente inconciente, pues nunca uso gorra. La priemra de las veces fue cuando llegue a España, una tia y una prima me iban a buscar al aeropuerto, hacía nueve años que no las veía y desde los 12 hasta los 21, había muchisimas posibilidades de que en el cambio físico no fuera reconocido. La segunda fue cuando me encontré con mi padre 20 años despues de verle por ultima vez. Curiosamente, en ambas ocasiones la gorra no hizo falta, pero hoy creí obligatorio recorrer la larga recta para recogerla allí en el suelo y traerla conmigo a casa.

A primera hora

Nueve y diez. Debería salir ya. El primer café tiene algo mas que cafeina, es una especie de liquido supremo, el rito de la mañana. ¿Que he soñado hoy?, no lo recuerdo. Ni una imagen de esas casi ocho horas de vida. Son extrañas las mañanas que no viene ni una sola imagen del sueño. ¿Que habré mezclado hoy?, ¿Cual habrá sido el coctel?. ¿Que gesto, que frase de ayer se habrá duplicado en el sueño, trasformandose a otra cosa y volviendose lo mismo pero otro?. ¿Que imagen de ayer se habrá vuelto escenario del sueño?. Nueve y dieciseis. Me voy. Al fin y al cabo esto tambien es un sueño.

Zidane. 09-07-06, 22:16.

Pensandolo bien, no hay mejor manera de despedirse del futbol que dandole un cabezazo al anti futbol. El catenaccio va a ganar este mundial y yo no lo quiero ver. Señores.... me piro....

¿Que dices?..¿Que dices?.. BUM.


Que mejor manera de irse que cometiendo un error, que patinando. Que mejor final que un final real, duro, trágico, humano. Cometiendo el error. Que mas humano que eso. Y quizá fue mejor así que el otro final, el heroico, el grandioso. Esas cosas, no nos engañemos, nunca pasan. Y de eso sabemos mucho aquí, en este trozo del planeta. Que mejor final que el final amargo, que la triste despedida. Que mejor para un ser humano que no cerrar del todo el círculo. Esas cosas se ruedan en un estudio en L.A. En la vida la solemos cagar muy a menudo. Y así, así, es mucho mas genial. Llevarte a la tumba el ... Y si no hubiese sido así

domingo, julio 09, 2006

Viduka, el detective.

Ayer pensé en el argumento para un cuento o quizá algo mas largo. Un detective al uso, de estos prototípicos de novela negra, algo mediocre, poco culto, pero con una intuición bárbara. Unica condición que le ha llevado a vivir de esa profesión. Una intuición casi sobrenatural. Caer, ademas, en todos los clichés sobre el detective de medio pelo; casi alcoholico, bruto en formas, muchas noches se va de putas al terminar el trabajo. Su oficina, su mínima oficina, está en algun suburbio de una ciudad, tras una ventana tapada por el cartel de un hotel barato. Algunas noches duerme ahí, con los pies apoyados en la mesa llena de papeles desordenados. Un hombre, por supuestísimo, muy solitario. Le encargan desde una compañía, quizá una multinacional, investigar la verdad sobre un extraño acontecimiento. El tipo, sin saberlo, comienza una investigación sobre la verdad absoluta, la verdad total, la verdad del universo, la verdad definitiva. La objetividad. La investigación encargada a este hombre tras la sombra invisible de la multinacional, se convierte en la busqueda filosófica de la verdad abstracta. Nuestro detective viaja así por la reflexión, su investigación va siendo inicialmente en los hombres, pero termina, quizá con la razón ya alterada, buscando formas que den respuestas en el universo. Su investigación, claro está, termina siendo un fracaso.

Le llamariamos Viduka en tributo al bueno de Viduka, delantero de la selección Australiana de futbol, que a su manera tambien buscaba la verdad en el area de los italianos.

sábado, julio 08, 2006

Filosofía barata.

Es verdad que el pasado ya no existe. Hay un montón de gente que ya no volveré a ver nunca mas. Y cuan infinita es la palabra nunca. Nunca es casi como la nada o es la nada. Nunca mas. Hay tantas caras que no volveré a ver, tantas calles. Estamos muriendo permanentemente. Y sin embargo no hay dolor, no hiere esa sensación salvo en pocos casos. No volveré a ver a aquella chica que durante algunos meses fue fundamental, no volveré a ver a ese que se sentaba al lado, en clase, no recuerdo ni su nombre, ni su cara, aquella profesora o la vecina que nunca mas me cruzaré. Aquello, todo aquello, se ha muerto, no existe. Y sin embargo no duele. No volveré a verme con quince años, con dieciseis, con veinte. Aquel ya se ha muerto, esta fulminado, no está. Y todo esto podría parecer terrible, pero no lo es. Desde que nacemos ya estamos muriendo, es lo único que hay, lo demás son adornos. Nos anclamos a los adornos para negarnos el decorado, lo fundamental. Nos agarramos al dolor, al miedo, lo tememos , cuando es lo único que realmente sucede. Sucede que a cada instante me voy muriendo por que ese ya no está. El que tecleaba la primera frase de este texto. Sin embargo a cada rato soy nuevo, se está en lo nuevo, el pasado es lo que tememos. El miedo, el dolor viene de mirar atrás, sin embargo estar aquí y ahora, es una novedad, nunca había sucedido. Si lo de antes es muerte, lo de ahora es vida. Este teclear es nuevo. Si me freno a pensar en la siguiente frase es único, no había sucedido jamás y no volverá a suceder. Si temo que no vuelva a suceder, de algún modo me niego lo nuevo que esta sucediendo. Si temo el pasado me niego vivir, me mato. Si tememos nos matamos. Si miramos atrás y tenemos miedo, nos estamos negando vivir.

Menudo resaca mas rara, Henry S., Menuda resaca. Metafísica de supermercado.

viernes, julio 07, 2006

09-07-06; 22:12. Hipotético dialogo interior de Zidane

Me voy a mover a la izquierda, Gatusso es un muro.... Ahí viene, la controlo, al suelo y la suelto...Henry sigue sin desmarcarse... PATRICK!!!... Menuda maraña de italianos, hay que encarar sino no abrimos... Ahí viene, la recibo, giro el tobillo, a un lado al otro y la levanto un poco. Se ha quedado Gatusso a la izquierda, pero Pirlo, ahi viene Pirlo, se la suelto a Ribery... Este balón es una mierda.... Ahí viene, segun llega la adelanto, voy a correr unos metros con ella, Pirlo fuera, Gatusso fuera, ¡Dios mio!, ahi viene Cannavaro. ¿Henry, donde está Henry?. Me la ha rebañado. Joder!!... Voy a retroceder, Makelele está llegando debil al medio... Aqui la tengo otra vez, me voy cerca de la banda, giro el tobillo, alli va Ribery, pase en largo, le llega y subo. Si llega hasta la esquina va lanzar una rosca, sabe que me puedo poner aqui, en el borde del area...Ahí viene, esta me recuerda a aquella otra, si cae bien la empalmo y entra... ¡¡Joder!!, el larguero es el lugar mas cruel del mundo...Voy a sacar el corner... Si la doy bien, Patrick cabecea...Vamos Patrick.... ¡¡Ahí va eso!!... Joder con Cannavaro... ¡¡¡A Totti no!!. Está solo, coño... Menudo pase, ese tio es bueno...Barthez sigue en la parra, este cabrón está afiliado al susto... Deberiamos subir por las bandas...Vamos ahi viene. Me encanta cuando viene así, alta, levanto la pierna y la ubico en un momeno único, exacto, en ese lugar de mi pie donde se que frenaré sus perversas intenciones, así (Ovación), al suelo, la toco leve, giro el tobillo me la paso al otro, toque atras, toque hacía delante y me voy, freno, giro, una pierna, la otra pierna, la empujo, borde del area, toque, la tengo que dar ahí, justo ahí. Sale... Si, si...¿Entra?...¿Entra?.... Va ascendiendo, ahora tiene que empezara bajar... Eso es!!!....¿Entra?....

El domingo lo sabremos

jueves, julio 06, 2006

Memoria

Claro, hay cosas que nos vienen dadas por siglos de memoria que arrastran nuestros genes. Miles de años en esa hipnosis frente a la hoguera, en ese placer lento de ver un atardecer en verano, en ese gesto primero al despertar por la mañana. Esas situaciones frente algo que han sucedido siempre o casi siempre. Miles de cosas que vienen ahí, en esa memoria casi eterna. Pero pensaba ahora, hace un rato, en estos, en los que son casi una novedad, aunque en el fondo tengan mucho de otros, variaciones de esos antiugos gestos o reacciones. No se si se parecen pero no hay memoria en esa reacción, o hay muy poca memoria, por ejemplo en la de viajar en avión y ver el planeta ahí abajo, bastante reducido su tamaño, la ciudad convertida en una maqueta de nuestra propia ciudad, y sin embargo hay una especie de lentitud, de atontamiento parecido al de mirar el fuego. O mirar el otro tren que pasa en dirección contraria al nuestro, así, tan de repente, como un flash, donde no se distingue nada, ni nadie, sabiendo que hay algo y alguien. Me recuerda, sin embargo, aunque muchisimo mas breve, a la sorpresa de mirar el sol allí a lo lejos. No se, reacciones que ni siquiera me pertenecen, que estan ahí y vienen desde atrás, y que se parecen a las nuevas, que sospecho que me pertenecen mas que esas casi impuestas. O no.

miércoles, julio 05, 2006

Paja mental

Escribir un orgasmo no es un orgasmo. Es otra cosa. Es la abstracción del orgasmo. Pero en el acto de escribir se va recorriendo el orgasmo, las sensaciones mas precisas de esa abstracción. No se recrea el todo, se recrean esquinas de ese abstracto llamado orgasmo. Es imposible trascribir ese todo, pues no existe. Es un algo difuso, inmenso, inabarcable. La palabra no lo delimita. Si escribo sobre el orgasmo hay una leve evocación, una traducción de determinadas esquinas emocionales en ese todo emocional, pero no hay ni siquiera una miniatura del orgasmo. No es un problema de dimensión, es un problema de delimitación. El orgasmo, como orgasmo, existe cuando concluye, cuando ha dejado de existir. Solo en su fin sabemos que ha existido, cuando ya solo podemos recordarlo. Escribir sobre ese momento impreciso, constantemente variable, es recordar, pero jamás podriamos escribir un orgasmo. Hay está, quizá, el secreto del orgasmo (y de escribir), que como la vida, es escurridizo, creciente, variable, inabarcable. Hay está, quizá, parte del secreto del tiempo, que cuando se llega a el, ya no está. Todo podría ser una enorme e infinita abstracción. Todo, y el todo es la abstracción absoluta, sería parte de una abstracción total. Definitiva

lunes, julio 03, 2006

Usuario anónimo

Vaya uno a saber quién es quién cuando alguien es el usuario anónimo. Es un juego que me genera siempre ciertas inseguridades y al que se puede jugar con enorme facilidad en esto de los blogs. Claro que de alguna manera yo soy tambien el "usuario anonimo", pues el nombre con el que firmo y correteo por la red en nada se parecen al mio y en realidad es igual ser el usuario anonimo que ser Henry S. Leprince. nombre que he robado, de un buen cuento del bueno de R. Bolaño.

Pero vayamos al grano. He sufrido alguna vez la aparición del usuario anonimo, con la desventaja de que un par de veces ese usario anonimo deja constancia de saber mas datos sobre mi vida. Y siendo tan terriblemente atormentado con esto del blog, con lo poco que me gusta saberme descubierto por alguien de mi entorno en esta esquina remota de la red, con la permanente inseguridad en la que escribo estos post, saberme descubierto detrás de la careta de Henry S. me genera, por un lado, un leve desasosiego mientras trato de buscarle cara, entre las gentes que conozco, a ese anonimo y por otro una creciente curiosidad por ponerle la cara exacta, el rostro preciso. Encontrale el nombre, su nombre, al escurridizo usuario anonimo.

sábado, julio 01, 2006

Media tarde de julio

Hay un ventilador que gira constantemente. Está ella dormida, recibe el aire intermitentemente, en ráfagas suaves, que la van llegando ahí, en medio del sueño. Hay casi silencio en la calle o el sonido de la retrasmisión de un partido del mundial que va llegando levemente, desde otra ventana abierta. Hay un vaso casi vacio en la mesa con un trozo de hielo mínimo que antes de que termine este texto se habrá derretido. Sigue el ventilador jugueteando en los sueños de ella. Hay veces que parece que el universo se ha quedado medio parado y solo gira el ventilador y solo sucede lo que este sucediendo en los sueños de ella y que lo demás se ha quedado estático. Si levanto la vista el hielo estará ya derretido.

Videos

Loading...

Mi lista de blogs

Afuera

Recent Posts