miércoles, junio 29, 2005

Cuando Junio se acaba

Bajo Castellana. Justo despues de Colón me bajo del autobus.Estoy ya en Recoletos, no llevo la vista del todo levantada. Observo rapidamente lo externo. Cruzo los dos semaforos que me llevan hasta el lateral. Paso por el café Gijón y detengo la mirada en una chica que toma café dentro, pero nada, apenas un segundo. Avanzo y en el numero 7-9 entro. Comienzan otras horas. Al rato, salgo. Camino por la calle Prim. Termino comiendo cerca de la plaza de Chueca, en la calle San Gregorio. Estoy comiendo con gente que conozco, buena gente. A mi lado una pareja apenas comen, se acarician las manos, me he quedado un rato mirandoles. He vuelto por el mismo camino. He vuelto al mismo numero de Recoletos, del paseo de Recoletos. He estado toda la tarde con ganas de escribir. Unas ganas terribles de escribir. Al rato he vuelto a salir. Recoletos 7-9. Esta vez llego a Barquillo. Casi llegando a la plaza del Rey he entrado con los dos amigos que iba y hemos jugado a dos modalidades diferentes de loteria que ofrecian premios muy muy sustaciosos. Hemos pagado y justo al cruzar la puerta para volver a salir a la calle he mirado la hora. 19:14. Me he reido. Quiza tenga sentido lo de que siempre mire la hora a esa hora, quiza tenga una razón, pero a mi cada vez se me escapa mas. Y que la miré justo al salir de gastarme 3 euros en loteria me parece mas inexplicable aun. Quiza todo tenga mas sentido del que yo me creo, quiza todo sea mas sencillo. Hemos subido y hemos girado en Libertad, y desde Libertad la ruta ha sido hasta la travesia de San mateo. Hemos entrado en una tienda curiosa en la que hemos pasado un buen rato viendo objetos de todo tipo. Al salir, con bastantes rodeos, hemos llegado hasta la plaza de San Ildefonso. Nos hemos estado tomando unas cañas y hablando de todo un poco. Luego nos hemos levantado, nos hemos ido despidiendo hasta que me he queado solo andando. Me he puesto música. Castellana arriba he pensado de todo, de todo lo que pienso en estos dias. Bajaban tantos coches y el dia iba cayendo con tanta lentitud. Se hacía de noche según avanzaba. Castellana arriba. En Gregorio Marañón me he parado,a lo lejos venía el 150. me he montado y he llegado a casa.

Esta ha sido la ruta, y no he visto, en ninguna esquina lo que andaba buscando. Ni pizca de eso que quiero que me calme, de eso que necesito que se realaje ahí dentro. Son dias emocionalmente extraños. Quiza pasado el tiempo entienda esta época. QUiza dentro de un mes,dos,tres o ciencuenta meses entienda este mes de junio. Quiza no, quiza un buen dia a las 19:14 me toque la Loteria.

martes, junio 28, 2005

Vigo

Vigo. Suena tan lejos, suena como que nunca, y sin embargo ahí, hace tan poco. Vigo y veo determindas calles. La calle, mi calle. Veo el portal donde viví. Veo la calle de la cafeteria. ¡Joder!, ¡la calle de la cafetería!. Reconstruyo la ciudad a mi antojo, o al antojo de mi memoria. Veo a mi madre y a Israel, son los mismos, pero no. Veo a Israel saliendo de casa, tiene 15 años y se peina con gomina. ha quedado con alguien en algun sitio del centro, es Israel, pero de algun modo es otro. veo a mi madre llegando, yo estoy en la calle con un amigo y la veo venir, gira y la veo. Es la misma pero sin todo lo de despues. Creo recordar la misma cara, pero no, hay cambios. Es pero no es. No existe David, no sabemos ni que va a existir David. Me viene Vigo en verano. Yo tengo una verdarera ansiedad por estar siempre en la calle, con la gente del barrio. Me viene uno de esos primeros amores. vive justo enfrente y la ventana de mi habitación da a una ventana de su casa. Miro, miro destrás de la cortina y nunca la veo, nunca pasa por ahí. Me viene un beso con esa chica, en las escaleras de mi edificio, en el ultimo piso, Arriba por donde no pasa nadie. es verano. Se me mueve hasta el suelo. La veo. Veo a mi padre, le veo. le veo venir en el coche. Aquel andar lento, aquella mirada dura. Sus gestos. Le veo. Le veo y sin embargo... veo Vigo, se va viniendo mientras tecleo rapido para no dejar de trascribir ninguno de estos recuerdos. El colegio, mi clase, determinadas caras de gente que ahora ya será adulta, que tendran sus oficios, muchas vidas que no seguí, que no se donde se andarán. Veo la habitación donde dormía, ¿quienes habrán dormido ahí despues?. Veo el dia que salimos de allí. Veo aquella mañana de diciembre que Paco nos llevaba hacía Santiago. Vienen tantas imagenes. La cara de la chica otra vez, su nombre. Aquella vez que se explotaba el pecho. Era verano y no fue a la primera chica que besé pero si con la primera que casi si me revienta el pecho. Veo el verano. Veo a mis abuelos llegando.Finales de junio (por eso debe ser que me estoy acordando). Vigo alli, en una distancia irrecuperable. Aquella vida, aquello que ya no existe, que ya no está. Veo mi bici, me veo haciendo el chorra en bici, mi imprudencia como piloto, por eso es que no conduzco, me despistaba con tanta facilidad y de ahí aquellas caidas memorables y dolorosas. veo la entrada del colegio. Un partido de futbol que fallo un gol clarisimo y que nunca me perdonaré. Me veo corriendo, los años del atletismo. Vienen tantas cosas y no quiero parar. La memoria excitada, vienen una y otra cosa. Imagenes de calles, nombres de gente, caras de amigos, niños. Un profesor.

Vigo. Allí donde no volveremos. Mi madre que se busca. Mi madre el escudo del mundo.Joder, por que nunca se lo digo, por que soy tan ... Ella allí. Luego el tiempo te explica por que Vigo, pero entonces todo iba tan lento, tan como si nada, tan perfecto. Me viene la mañana que los dos me llevan a la playa y me dicen que si a mi me apetece irme a Venezuela. Creo que era septiembre, me hablan como a un adulto, o al menos así lo recuerdo. Andamos por la playa que está medio vacia. Mi padre me habla de Venezuela y yo estoy casi excitado, que diferente fue la vida a lo que me imaginaba yo en aquel momento. Me veo despidiendome de gente que ya ni recuerdo. Me veo saliendo en el coche de Paco. Israel va bastante mas triste que yo. Y entonces una imagen. Mi madre, Israel y yo en el avión. Luego ya llegó Caracas, pero era Vigo de lo que quería hablar.

Los dias extraños

Los dias extraños
Las horas varian de duración aunque sean las mismas. Estos dias son de emociones nuevas,desconocidas.Se sucede todo en otros tiempos, en otras duraciones. Miro y me parece increible lo largo que ha sido este mes de junio. Largo, muy largo. Las canciones que sonaban diferente, ahí dentro, en mi cabeza. La gente de alrededor que tambien se notaba tan afectada.Como si algo,a todos, se nos estuviese quedando lejano. En algún lugar irrecuperable.Y es así.
Estos dias he oido a otros tambien, afectados con cosas de su vida. El que no sabia que hacer, con la angustia de elegir entre una u otra cosa. Ella que estaba ahí tan en silencio, tan como si nada. Ella, otra, allí, en medio de la ciudad esperando algo. Aguantando las penas de los otros a pesar de sus propias penas. El, otro, que seinte que le han herido. Otro uno mas, que siente que esta cada vez mas solo, mas sin nadie y se sabe culpable de ello pero sin respuestas para solucionarlo. Otro mas conociendose frágil, casi invisible. Ella.otra, sola pero rodeada y justo ahora que quisiera no ver a nadie, ahora que lo que necesita es soledad total para verlo de nuevo, para saber que es lo que pasa. Ptra que cae de nuevo. El, otro, que quiere romper con todo, que varie todos los elementos externos, el trabajo, los amigos todo, por que se siente desgastado.
Miro y no se muy bien que es lo que pasa. Les he oido, me he oido y casi ni lo entiendo. Todos coincidiendo en una necesidad de variar, de notar que no todo tiene por que ser eso, lo que se acepta sin preguntas.Se tambalean las cosas, se siente el vertigo y todo parece liviano, y no lo parece, lo es. Todo se deshace. Todo esta permanentemente variando. No hay lugar inamovible, no hay nada que se estanque. Sin darnos cuenta vamos avanzando y una buena mañana te das cuenta que cuanto han variado las cosas desde la ultima vez que te pusiste a pensar en ellas.
Todo se desvanece y la lucha tiene que ser aceptarlo. Esto es breve, liviano, esto es casi nulo y así debo vivir. Sabiendolo.

domingo, junio 26, 2005

Ellos, Tu, Yo...

Salio corriendo por la puerta, cogió la chaqueta y sin ponersela del todo bajó por las escaleras.Salió del portal y siguió corriendo. No se sabe muy bien hasta donde, pero corría.

Se quedo semi dormida en la cama, durante mucho rato, durante muchas horas, así. Los ojos cerrados, el cuerpo encogido. A ratos llorando a ratos sin fuerza, sin nada de fuerza.

El cuerpo extendido en la cama, inmovil. La maquina haciendo el ruido constante. Así durante dias y dias, durante el resto de los dias.

La cabeza apoyada en la ventana, afuera pasa la noche, pasa la distancia. Oye música. El de al lado lleva todo el camino durmiendo.

El ascensor sube y se miran por ultima vez. El le daría un beso en ese mismo instante, sería tan fácil, tan sencillo. Se cruzan un par de veces mas las miradas y aguantan. Ella espera y no espera nada. Esperan todo.

Escribe en el ordenador. Redacta un contrato. Se ha quedado pensando en la ultima vez que estuvo en aquella ciudad. Tiene ganas de volver a casa.

La pantalla sigue con la ultima escena. La protagonista ha concluido con una frase sencilla, pero potente. Suben los títulos de credito. Ella siente que el mundo se le viene encima, que no resiste. no termina de entender por que las cosas tiene que ser así. Hoy no dormirá.

Ha cruzado la puerta de salida. Ahí estan ellas dos. Se acerca con miedo. Empiezan tantas cosas en ese mismo instante, y lo sabe, y es consciente de ello. Las abraza, las saluda. Cuantas cosas empeizan en el gesto de saludarse.

Se queda dormido. Los sueños son obsesivos. Ella esta siempre. En todos.

Ha cerrado la puerta con un golpe seco.

Se han abrazado por ultima vez. ¿Cuando se volverán a ver?

"Ya". "ya" Se abrazan. Se acabo. El pasillo es tan en silencio. El abrazo es profundo. Intenso

Se rien con tanta fuerza. Con tantas ganas.

........

Domingo de junio

Siempre me veo aquí, hablando de lo mismo...Me repito. Tampoco me preocupa esto soy yo y ya. A pocos les dí esta dirección, son pocos, muy pocos los que leen esto. Que me leen(Me leen). Esto es el gimnasio de las emociones, aqui es donde se drena, donde se suelta lo que se acumula ahí afuera.Que no es poco. El gesto es siempre el mismo.Llego de allí afuera, me pongo una canción, un disco y se alarga la emoción. La música es como gasolina para esto, lo que empuja. La música es droga. Me siento aquí y lo suelto, suelto sin orden, sin reglas. Nunca corrijo. Nunca. Nunca o muy pocas veces me releo. Siento mucho rechazo a lo que escribo. Oculto esta dirección, si supiera que hay mas gente de la que creo que lo lee me moriría de verguenza. Si supieera que alguien de mi trabajo, alguna gente que es casi intima no lo sorportaría.

Escribo por que si, por que lo necesito, por que hablar de mi, aquí, es terapeutico, es un ejercicio, y realmente ayuda, al final ayuda sacar esto, así.

Ahora mientras tanto debo seguir con esto, con eso que sucede por dentro, que es tan fuerte, tan que no se que coño pasa. Sigo, me miro una y otra vez y hay cosas que no termino de entender, hay determinadas cosas que no me explico y que requieren ya de una respuesta, de una solución. Algunos deben recuperar el sueño, la calma.

lunes, junio 20, 2005

Un lunes mas, un lunes cualquiera, un lunes irrepetible

Llega ya la noche. Es junio y parece que la noche no fuese a llegar jamás pero ya está ahí, ya la veo, ya es casi todo. Se acaba este lunes, un lunes como otro cualquiera, un lunes menos. Se va este lunes, con sus paseos mentales, con sus dudas, con sus cosas. El paseo de la tarde al salir del trabajo, la canción que me conmovió hoy, las diferentes conversaciones...Se van mientras llega la noche, se va todo eso, todo.

Estoy aquí solo. solo. Son tantos los dias, tantas las horas que se nos olvidan, que se quedan ahí en la nada. Que pasan, que dejan de existir. ¿Donde se quedaran los sentimientos de hoy, las dudas, las sensaciones, las palabras de hoy?.¿Donde irán?.¿Donde ira lo que hoy hemos sentido?.¿Donde ira eso que pensé mientras iba andando solo bajo el calor?¿Donde quedará aquella idea para una canción Pop?.¿Donde estos miedos?¿Donde esas palabras?. Es un dia mas, un dia cualquiera como todos, un dia que pasa y sin embargo tan único, tan irrepetible. Se va, se va mientras la luz de mi casa se hace fuerte, mientras lo de afuera va desapareciendo en el reflejo del cristal. Se va, se va para siempre. Se van los miedos, las risas, se van... Ya no está. Un lunes menos, un lunes mas.

jueves, junio 16, 2005

Monochrome

Ese es el título de una canción preciosa de Yann Tiersen. Supongo que al ser una de sus canciones mas famosas, de las que se incluyen en esos grandes exitos algun listillo la encontrará muy criticable... Esa canción la oí una y otra mañana cuando estuve en el hospital.

ME levantaba, me lavaba, no me podia duchar aun, cubierto de gasas y tubos simplemente me podia echar algo de agua para sentirme mas limpio: Y entonces en el discman me ponia esta cancion para sentirme vivo, para sentir que la vida no se me iba y que me quedaba mucha. andaba por los pasillos y veia a todos aquellos que como yo estaban ahi por poco tiempo, a los que estaban bastante mas enfermos que yo... LA vida ahi pendiendo de un hilo y todo se te vuelve tan ligero, que solo quieres querer... Recuerdo que en esa época me dio por entender que esto es bonito, que esto es cojonudo... Que querer era lo que me hacia sentir la vida ahi dentro...Mientras sonaba la cancion iba viendo la cara de todos ellos.... Ahora, hoy, despues de dos años la he vuelto a oir, la oigo ahora mientras tecleo y me siento tan vivo, me siento tan bien, me acuerdo otra vez de ellos... Sentía tantas ganas de escribir esto... Ahí va... Supongo que cualquier músico que compone una canción y sabe que en algun lugar del mundo ahí un tipo cualquiera oyendo una canción que hizo él para sentirse bien, vivo, entero, podría sentirse ya pleno...

La vuelta a casa

He pensado en escribir algo sobre los regresos a casa. Esa sensacion de entrar en tu calle, ir andando con esa sensacion de que algo ha terminado, bien una jornada laboral, bien una historia de amor, bien un dia, el fin de un dia cualquiera. El regreso a casa, que casi siempre es solitario, que es el regreso de lo exterior a lo interior.

Hay tantos tipos de regreso a casa que en ellos podriamos contar todo lo que somos. Las cosas se cierran ahí, en esa entrada épica en la calle estrecha, en ese giro en la esquina despues de haber bajado del autobus o de haber salido de la boca del metro. Vienes solo, con tu vida a cuestas con lo que ha sucedido aun ahí pero ya lejano. Eso, que puede ser cualquier cosa, todo, ya en otro punto de la ciudad, con miles de calles por medio, con miles de edificios. Me gusta el regreso a casa que por que vas tan callado, tan en silencio, repasando las ultimas frases de tu última conversación, allí en un bar del centro de Madrid, mirando hacía las ventanas de los edificios, imaginando a toda esa gente ahí, con su vida, con sus emociones. Esa chica que se asoma y con la que te cruzas una fugaz mirada, que se vuelve al interior de su casa con un rápido movimiento de la cortina. La calle tan callada ( me gusta esa frase" la calle tan callada", se la diré a Felix la proxima vez, parece suya mas que mia) y tu ahí.

Hay tantos regresos a casa. En coche o andando. De un viaje largo, de un dia de trabajo o de el momento mas duro de tu vida. Regresas a casa del hospital despues de muchos dias hospitalizado o borracho despues de habertelo pasado muy bien. Con ganas de dormir o preparandote para una noche de insomnio. Despues de una pelicula conmovedora o de un paseo por el centro. Despues de sentir que ya nada va a ser igual o sabiendo que ese ha sido un dia cualquiera. Hay en ese giro de la esquina, en ese buscar las llaves para abrir la puerta del portal, en ese abrir el buzon para ver si hay algo, en esos pasos desde el ascensor hasta la puerta y justo abres, esta todo lo que somos, por que de ahí venimos, de lo que somos, de nuestra vida.

martes, junio 14, 2005

La tarde

Hubo una época que la imágen recurrente era un pasillo. Un pasillo largo y no muy ancho. Al final se adivinaba una habitación. Hubo otras épocas que la imagen, eran las nubes. Recuerdo que entonces por la tarde, y esto tambien ocurrió en Barquisimeto, miraba muchisimo hacía arriba y me entretenía muchisimo. Aquella imagen me despertaba mucha tranqulidad, muchisima calma. La del pasillo, por el contrario, era mas bien tensa.

Ultimamente la imagen es la del movimiento. El movimiento del paisaje cuando viajas en coche o en tren. La velocidad de variación que se sucede fuera. Me gusta esa imagen por muchas cosas, por que se parece a nuetro movimiento interno, por que es la mejor de las metaforas del tiempo, por que es bonito, simplemente bonito ver lo externo transformandose. Muchas veces cierro los ojos y veo esa imagen. Tambien viene a menudo la de un atardecer lento, en algun lugar extenso. Tambien sugiere muchisima calma, muchisima tranquilidad y a su vez, aunque opuesta, es una buena metafora del tiempo tambien. El movimiento de la luz, del sol en la tarde, justo antes de ir. Lo que queda, lo que se va. ME recuerda tambien esa extensión, esa luz que va variando casi impercetible en el momento, pero de rapida variacion, a eso, a lo que somos. Algo que va variando casi imperceptible pero constante y que se termina con el sol escondiendose, ahí, en el ultimo momento.

sábado, junio 11, 2005

Levedad

¿Que es esto que siento?.¿Donde nace?. Allí en medio de todo. En medio de lo que soy se marca esto. Como si las sensaciones estuviesen todas ahí, y fueses recorriendolas lentamente. ¿Que es esto?. ¿Quien eres?.¿Por que escribo esto?. ¿Por que coño escribo esto?.

La sensación es amplia. Lentitud. Veo un espacio amplio, parecido al fondo del mar. Colores, si, entre verdes y azules. Calma, mucha calma. ¿Que es?. Se parece al verano, a estas tardes de verano que todo va tan despacio. Es sabado y todo va tan despacio que no parece real. ¿ De donde viene esto que no se que es?. Que avanza por dentro, como un gusano, de aqui para allá. A la altura del estomago, se desplaza hasta el pecho. Afuera pasa un coche y todo da mas sensación de lentitud, como si saber la existencia de un solo coche en movimiento me separase mas aun de lo real. Respiro, no parece que vaya a llover. Hay lentitud, todo es lentitud, todo se detiene. Giro la cabeza y miro hacía afuera. Todo es lento ahí afuera. El sol que se va, pero tan, tan despacio. No hay casi movimiento. La luz se desplaza, el reflejo del sol en las paredes del edificio de enfrente que apenas se mueve, las ventanas semi abiertas. No hay casi ruidos. Solo estos dedos que marcan las teclas. Cierro los ojos. Todo es tan diferente cuando se cierran los ojos, todo cambia tanto cuando no se ve lo de fuera. Solo lo percibes y lo reconstruyes. Cuando cierras los ojos el mundo es tal y como tu lo ves, por que lo reconstruyes tal como tu lo percibes, no como es en realidad. Si cerrase los ojos y ennumerase los objetos que me rodean seguro que me faltarian mas de la mitad de los que en realidad hay. Diría: Un disco de Jazz semi abierto, un cable de guitarra, el teclado, una foto de mi madre, una foto de un paisaje de Martín... Al final faltarían tantas cosas, tanta realidad, que en la ennumeración ya marcaría la diferencia entre mi percepción y lo real.

jueves, junio 09, 2005

Uno y el universo

¿Cuantos llegamos a ser?. Alguna vez he visto gente del trabajo en la calle, andando y parecen otros, no parecen el mismo. van ahí, con lo mismo. Con sus melancolÍas a cuestas, con sus miedos, con sus dudas. Van ahí en medio de la calle mezclandose con el mogollon de la ciudad y ves que son mas de uno, que son aquel con el que te cruzas en el pasillo despues de un café, volviendo del baño, pero son ese, ese que va ahí en medio de la calle, en la otra acera.

Otras veces he visto a intimos en el trabajo, les ves ahí en su otro mundo. Es la otra visión. Verles ahí, en su rutina. cada uno a cuestas con eso.

¿Cuantos somos?.¿Cuantos soy yo?. ¿Quien cojones soy yo?. Soy yo este que escribe ahora el mismo que se reía ayer en un bar der Madrid con mi hermano, hablando de cuando viviamos en Venezuela y nada de todo esto parecia que iba a suceder. ¿Soy yo este que se emociona oyendo una cancion, con la piel de gallina por una melodia que me parece hermosa?. ¿Soy yo el mismo de las nostalgias agudas y el de las risas?. Yo que se. ¿Soy yo el del otro dia y el de veinte minutos despues?. ¿Donde nacen estas sensaciones, esto que me oprime mientras escribo y oigo una canción que me parece hermosa?. ¿Me pertenece esa sensación?.¿Es mia?. Vaya uno a saber. Soy yo el mismo que bajaba en autbus por la Avenida 19, ¿soy yo?. Soy yo el mismo que miraba por una ventana de noche, aquella ventana. Joder, debo ser el mismo. Claro que debo ser el mismo .

Si me gusta escribir es por el estado en el que estoy ahora mismo, Que fluye. Escribir como bombardeo emocional, como droga. La música que me empuja, que me arrastra. Las imagenes que vienen por todas partes, imágenes del pasado, imágenes ficticias, imagenes asbtractas. La musica que me golpea, que me arrastra. Si escribo es por esto, por que escribir es una emoción,y muy intensa. Soy yo cuando estoy así, aquí, en medio del planeta, en algun lugar. Mientras escribo y me acuerdo de la gente, me vienen caras, de unos, de otros. Les veo, les percibo, les imagino en sus mundos. cada uno en su vida, andando solos en todo esto. Segun escribo voy recordando a muchos, a todos los que quiero. Van, así, con sus dudas, con sus nostalgias, en sus trabajos, en el coche, en el metro. En diferentes ciudades, en esta misma. Todos avanzando.

martes, junio 07, 2005

Los reencuentros

El pasado vuelve, por que en realidad no se va, permanece. El pasado sigue, suele estar ahí. No es fácil desprenderse. Desaparece el entorno, cambian los factores pero el pasado está ahí, muy cercano. Tu vida va y viene, hay épocas en las que determinadas personas no estan, desaparecen absolutamente, pero un dia te las cruzas por la calle y todo aquello que permanecia aparcado, se enciende. Formas de ti que se muestran otra vez, que se reaniman.

En seguida comienza un emocionante ejercicio de memoria, mientras saludas a esa persona miles de situaciones te van viniendo a la cabeza, imagenes que hacía tiempo no veias, espacios, lugares, caras que habías olvidado reaparecen. Todo en apenas unos cuantos minutos. Es, quiza, una forma de viaje en el tiempo, mas de lo que llegmos a creer. Viajas rapido allí, a aquella época, lo reconstruyes con facilidad, salen datos y datos, frases. El pasado regresa y se instala ahí en medio de una acera y durante ese rato, el presente, tu presente, se va, se va, cassi tan lejano como el pasado. Te despides y el regreso de ese pasado va siendo lento. Avnzas unas cuantas calles mientras tu cabeza sigue regresando. Al cabo de unas horas ya has vuelto, el pasado se ha quedado de nuevo en un enigmatico lugar.

domingo, junio 05, 2005

Andrea canta

Si ahora lees esto, Andrea, recuerda que mientras yo lo escribía a tres metro de ti, cantabas en extraño duo una canción con Carmen. Ahora, si lo lees, estarás en cualquier otro lado movido en el tiempo. El tiempo será otro. harás otra cosa, lo mismo, lo opuesto pero ya será otra cosa y esto inevitablemente se estará quedando atrás en el tiempo. Tu, tu voz, la guitarra que suena, Carmen que hace coros, Marta haciendonos esperar, todo eso será ya una parte mas de la nostagia. Tu no sabras hasta que leas esto, que mientras cantabais, mientras Marta tardaba y yo escribía esto tenía una medio lagrima asomando por los ojos, por que sin darme cuenta ya sentía nostalgia de este época.

Musica

Determinadas canciones te empujan a un vendaval emocional. Ahora, mientras escribo esto, sucede eso. El impulso de escribir viene dado por la emocion que me empuja emocionalmente una canción que habia oido dos veces en mi vida y que me empuja con fuerza por paisajes emotivos hermosos. Suena y avanzo sobrevolando un territorio emocional increible, hermoso, lleno de fuerza. Oigo una canción que me recuerda a algo que no sucedió, algo que me empuja hacía adelante, me traslada. Estas emociones son presentes, no hay atras, noy hay delante, solo esto, que no se sabe bien que es, algo que presupungo es el presente, sentirte vivo. En medio de la canción una voz femenina lanza un grito melódico hermoso, lejano, encerrado en ecos que creo es eso lo que me empouja con tanta fuerza a esos terriotorios desconocidos. Buscarían sus compositores esto que yo siento, o en nada se parecen ellos a esto.

Israel siempre me pregunta con curiosidad que como se hace música. Yo tampoco se que decir. Hay determinadas formulas que uno aplica, cuanto mas vas sabiendo mejor o mas herramientas tienes paras buscar lo que buscas. Eso creo es igual en todas las actividades de la vida, pero el motivo inicial, el por que de buscar determinadas emociones, determinados efectos emocionales no se de donde viene, por que yo tengo esa tendencia a melodias melancólicas y Oscar de Leon no, no lo se. (Acaba de volver a sonar el grito femenino, me voy, me voy, escribo por impulsos, poseido, suena el grito , suena y lo veo, movimiento interno).

El disco ha ido avanzando y ahora entra otra cancion que sensaciones muy diferentes a la de antes. Paro de escribir por que el motivo inicial de este texto ya no existe.

Sábado

Sábado. Madrugada. Un dia largo como lo son los dias de verano. No tienen fin. Son varios dias en un mismo dia. La mañana queda muy lejana a las nueve de la noche, que aun no es noche, que es dia. Parece algo que sucedio no en ese mismo dia. Eso daría para seguir con mi constante y obsesiva reflexión sobre el tiempo, pero uno de mis propositos es abandonar, aunque sea levemente, ese constante pensar en el tiempo. Tengo ganas de hablar de lo que sucede mientras suceden las cosas. QUe sucede mientras me tomaba el café con David. Las fichas se seguian moviendo. Hay tantas formas de realidad en esos momentos. Yo hablo con David,pero pienso en lo que había hablado con el ayer, voy haciendo a su vez un repaso intenso en su infancia, a su vez pienso en mis sensaciones, estas que me acompañan estos dias, ademas sucede lo que sucede en David, lo que el perciba de todo esto... Es Sabado por la noche, es el principio del Verano del 2005.

viernes, junio 03, 2005

El año 97

Viernes, Media Tarde. Junio. El cielo esta grisaceo, son raros los dias de principio de junio que son así, de este color. SOn tantos los viernes que siento que todo está aparte. Recuerdo Viernes en Barquisimeto, cuando la tarde caía. Tan cerca aquellas tardes, tan lejos. Hoy, muchos viernes despues, sigo aqui, en el mundo, anclado en mi existencia. Vivo, se que vivo, pero poco mas, se algunas fechas, algunos datos y conozco determinadas imagenes. Eso es lo que me une a los demás. Tengo ecos en mi cabeza, extraños ecos en mi cabeza que no se de donde provienen. Siento soledad, una intensa soledad, aquí, en medio de todo esto.

Hoy he visto unas fotos, eran de un compañero de clase de hace algunos años, siete u ocho. En las fotos se le ve a el rodeado de mucha mas gente que tambien fueron mis compañeros. Soy sincero no recordaba a ni uno, por mi cabeza no habían vuelto a pasar. No existian. Me ha soprendido verles, recordarles, ubicarles en mi pasado. Ellos tambien soy yo, yo soy tambien ellos. Si a ellos les sucediese lo mismo, si de repente vieran una foto mia, recordarian a un tipo del que ya no se acuerdan y que les removeria partes muertas de su memoria. La sensación ha sido muy intensa, me he quedado fijandome en sus caras, he recordado muy tenuemente ciertas situaciones con algunos de ellos. De casi ninguno he sido capaz de recordar el nombre. Carlos creo que ha sido el unico que seguro he adivinado. Les he mirado ahí, estáticos, he ido viendo esa parte de mi vida, aquellos dias en que visto desde mi punto de vista, ellos eran actores secundarios, relleno en mi existencia, yo lo era en las suyas. Alguna conversación fugaz, alguna cerveza en alguna fiesta en la que me aburrí, aquella universidad era aburrida. Eso es sobre todo lo que he recordado, esa gente era la gente que veia casi a diario en una época en la que me sentia terriblemente insatisfecho, terriblemente lejano de mi entorno. recuerdo largos paseos al volver de aquellas clases, solo por aquella ciudad inhospita, por aquella desolación. La vida me parecía entonces algo que sucedia bien lejos de aquellas calles.

Les he seguido mirando, eran compañeros, ninguno intimo, pero es cierto que estuvieron, que tambien forman parte de aquello, de aquel tiempo. Nada tienen que ver con mi vida, ellos no sabrían entonces que yo vivia dias de dudas, de incertidumbres, días que marcaron el resto de mis dias pero al verles he recordado que cuando les tuve al lado, cuando compartí una franja de mi vida con una franja de su vida, yo no estaba bien. En sus caras, en sus miradas he visto mi pasado, un pasado intenso, que no malo.

En las fotos se les ve a todos juntos, en una fiesta. Tienen cervezas en las manos y se abrazan eufóricos, quiza celebrando algo relativo con la universidad. Es una época en la que yo ya no estoy allí, lo se por la fecha de la foto. Estaba aquí.

Es viernes, el cielo esta grisaceo, es Junio.

Videos

Loading...

Mi lista de blogs

Afuera

Recent Posts